El Estadio Sokol de Antofagasta ha sido escenario de gloriosos eventos deportivos y de grandes espectáculos artísticos de bandas nacionales e internacionales. Pero este tradicional espacio también fue escenario de un oscuro episodio tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

Regionalista.cl pudo confirmar, a través de un testimonio directo, además de archivos de prensa de la época, que el estadio Sokol de Antofagasta fue utilizado como centro de detención durante los primeros días de la dictadura cívico-militar de Pinochet.

Estos antecedentes confirman lo que ha sido un secreto a voces durante las últimas décadas. Sin embargo, nunca ha sido reconocido oficialmente ni ha existido un acto de reparación y reivindicación de memoria.

“Yo estuve detenido en el Sokol”

Francisco Riquelme.

El año 1973, Francisco Riquelme Narváez vivía en la calle Cerro Santa Lucía, en la población Libertad de Antofagasta y aunque no participaba en ninguna actividad política, tras el golpe de Estado vivió de cerca la represión. A sus 76 años recuerda vívidamente el episodio y desde Arica, donde reside hace más de 40 años, aceptó conversar con nuestro medio.

“Yo no participaba en nada, en ninguna actividad política. Me detienen funcionarios del ejército a las 08:20 de la mañana, allanaron toda la población y me sacaron de mi casa. Fueron como 4 o 5 militares. Esto fue los primeros días después del golpe, en el mes de septiembre”, recuerda.

“Me suben a un camión y me llevan al Sokol. Ahí, junto a otros detenidos, nos sentaron en la galería que daba para calle Esmeralda. Y en la galería del frente había 3 ametralladoras, una en cada esquina y otra en el medio. Eran ametralladoras Punto 30. Yo hice el servicio militar, así es que conozco este tipo de armamentos”,

Francisco Riquelme también recuerda que en el estadio Sokol una de las galerías estaba llena de detenidos. Él calcula que eran alrededor de 100 personas.

Interrogatorio

“A mí me interrogaron y me llevaron a un espacio como de oficinas o camarines. Eran militares los que estaban a cargo del recinto. ‘¿Voh soy comunista?’, me increpó un militar. Yo le dije que no, le dije que no pertenecía a ningún partido político. También me preguntaron cómo me llamaba”, rememora.

Francisco recuerda que en esa oportunidad no fue golpeado, pero no sabe si las otras personas detenidas corrieron la misma suerte.

Tras permanecer detenido en las dependencias del estadio Sokol desde las 08:20 de la mañana, alrededor de las 22 horas fue trasladado, a bordo de un camión militar, a un recinto policial del sector norte de Antofagasta. “Y de ahí tuvimos que salir corriendo hacia nuestras casas, porque estábamos en pleno Toque de Queda”, relata.

Su vida en Arica y su participación en organizaciones de Derechos Humanos

Posteriormente, Riquelme emigró a la ciudad de Arica entre 1978 y 1979. Durante los primeros años no participó en ninguna actividad política o social, hasta que comenzaron las protestas contra la dictadura a mediados de los 80’s. En esa oportunidad, sin estar involucrado directamente y solo por el hecho de vivir en una zona que era epicentro de las movilizaciones, fue agredido por un subteniente del ejército, quien trató de detenerlo y le provocó una herida cerca de la cadera.

“Al ver lo que ocurría, mi señora me tomó de la cintura con fuerza y no me soltó. Ella me salvó. Si ella no me agarra para impedir que me lleven, probablemente hubiera muerto. Todavía tengo una cicatriz de más de 20 centímetros en la pierna”, recuerda.

“Después de ese episodio, comencé a acercarme a distintas organizaciones sociales. Por la iglesia católica empecé a participar en actividades del Servicio Paz y Justicia (Serpaj), del Movimiento Sebastián Acevedo y organizaciones de Derechos Humanos”, comenta.

“Yo puedo afirmar con toda seguridad que el Sokol fue un centro de detención y siguieron llevando gente el resto de los días después del golpe militar”, concluye Francisco.

Archivo de prensa

Archivo de prensa del 29 de septiembre de 1973.

Héctor Maturana, de la Agrupación por la Memoria Histórica Providencia, confirma que durante la segunda mitad de septiembre de 1973 se llevaron a cabo las llamadas “operaciones peineta” en la población Libertad y Elías Lafferte de Antofagasta.

“Llevada a cabo por militares con participación y apoyo de Carabineros, rodean ambas poblaciones sin dejar salir a nadie mientras dura el operativo que, básicamente, significaba detener y trasladar a los pobladores a camiones militares con destino al estadio Sokol”, relata.

En un comienzo solo existían testimonios orales sobre estos hechos, a lo que se sumó el informe Valech que reconoce este centro deportivo como lugar de detención.

“Posteriormente se ha podido establecer con más claridad lo sucedido mediante un registro periodístico recuperado por nuestra agrupación del diario El Mercurio de Antofagasta del día 29 de Septiembre de 1973”, precisa.

Regionalista.cl tuvo acceso a dicho archivo periodístico que da cuenta de la detención de 1.000 personas en diversos operativos, en una nota titulada “Delincuentes y activistas son detenidos en operativo militar”. También se menciona explícitamente que los detenidos permanecieron en el estadio Sokol hasta después del toque de queda.

“La autoridad militar informó que las personas detenidas que permanecieron hasta después del toque de queda en el Estadio Sokol fueron trasladadas en los mismos camiones del ejército a sus respectivos hogares”, indica uno de los párrafos de la publicación.

“A casi 50 años de los sucesos, cada lugar simbólicamente debe ser señalizado”, reflexiona Héctor Maturana.

Regionalista.cl intentó obtener la opinión del Club deportivo Sokol de Antofagasta, pero hasta el cierre de esta publicación no fue posible.

*Este reportaje fue publicado el 5 de marzo en la revista digital de Regionalista, especial 4° aniversario. Aquí la puedes descargar y leer:

Aquí puedes descargar y leer la revista de Regionalista.cl “Especial 4° aniversario”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here