El Powerlifting es una disciplina de levantamiento de peso en tres movimientos: sentadilla, peso muerto y press de banca, donde el principal objetivo que se mide es la fuerza máxima del competidor en una repetición. Sin embargo, esporádicamente existen campeonatos que se especializan en solo un movimiento.

Con malos hábitos alimenticios, y pasatiempos que la llevaron a estar cerca de ser diagnosticada con obesidad, Claudia Rojas Toro, a sus 22 años tomó la decisión de dejar el sedentarismo y comenzar a entrenar.

Esta determinación la llevó a ser la actual campeona nacional de Press de Banca, en la categoría -72 kilos del Campeonato Nacional de Powerlifting, con un levantamiento de 57.6 kg.

Congeló la carrera que cursaba, en su último año, para comenzar a estudiar lo que realmente le apasiona, ser preparadora física, entrenadora de fuerza y musculación funcional y así poder ayudar a más gente que tiene una vida poco saludable.

En esta entrevista, Toro Trainer (28), como se hace llamar en redes sociales, revela cómo llegó al mundo deportivo y obtuvo su logro en esta disciplina, habla sobre la lesión que le impidió competir en su debut como powerlifter y opina sobre las mujeres en el deporte de fuerza y sus sueños a futuro como entrenadora.

¿Cómo llegaste al mundo del deporte y qué disciplina practicabas?

Comencé como la gran mayoría que no es deportista, desde cabra chica. A los 22 años recién dejé el sedentarismo. En ese momento estaba con un sobrepeso, casi obesidad, que había deformado hasta mi estructura ósea. Además tenía pésimos hábitos por la universidad y los pasatiempos, que eran principalmente salir a carretear, así que entré al gimnasio de la UCN.

La verdad es que duré súper poco tiempo con las rutinas que hacen ahí, porque era todo muy fome y monótono. Justo me encontré con dos amigos de la misma carrera -en ese tiempo estudiaba geología- que estaban empezando a practicar Crossfit, algo que jamás se había escuchado acá en Antofagasta en ese momento.

De alguna forma me empoderaron a empezar a entrenar más fuerte, sobre todo con los ejercicios como peso muerto, sentadillas y movimiento olímpico. Después de eso estuvimos los tres ligados al mismo box de Crossfit (ex Gorila box/ Crossfit Antofagasta), del cual éramos instructores.

¿Cuál es tu ocupación actualmente?

Hoy soy preparadora físico, congelé Geología en el cuarto o quinto año y luego de un año comencé a estudiar preparador físico.

Cuando comencé a hacer clases en el box de Crossfit, descubrí que me apasionaba mucho que más personas quisieran comenzar de cero, igual que yo, y me tomé en serio el ser entrenadora.

No tuve necesidad de volver a la Geología la verdad, aquí encontré algo que de verdad me gusta.

¿En qué momento comenzaste a practicar el Powerlifting?

Es que hubo una transición desde que empecé el entrenamiento de fuerza, hasta que me enteré de que existía el Powerlifting y me quise preparar para competir. Es un proceso a largo plazo, entonces quería prepararme todo el año para competir en diciembre del año pasado, campeonato al cual no pude ir por una lesión de cadera, que ocurrió en noviembre y me tiene frenada en algunas cosas hasta hoy.

¿Cuál fue tu primera competencia en el Powerlifting y cómo obtuviste el título de campeona nacional en press de banca?

Este año, el 29 de junio, en el campeonato nacional de Powerlifting. Tenía dos formas de ir, haciendo los tres movimientos, lo cual no podía por mi lesión, o inscribiéndome sólo al torneo de press de banca clásico. Así que eso hice, mis ganas de competir estaban desde el año pasado y esta era la primera vez que veía una competencia donde podía ir a hacer solo press banca, por lo que no lo pensé mucho.

Ese día levanté 57,5 kg., lo cual está bajo mi marca personal, pero fue la realidad de la competencia y obtuve mi primer lugar en la categoría -72 kg.

Además, antes competí tres veces en Crossfit. El mejor lugar que tuve fue un segundo lugar en el primer Summer Champions de Antofagasta.

¿Hay más mujeres que practiquen esta disciplina en Antofagasta?

Si, la Nelly Dulcién. Yo la estoy entrenando desde principio de año. En abril fuimos a Viña del Mar y ella, junto con el Cristian Villalobos, tuvo la oportunidad de competir antes que yo.

La Nelly tuvo su debut ese día y ganó también un primer lugar en categoría Teenager y lleva alrededor de un año entrenando.

Entonces, ¿el Powerlifting no es muy conocido en la región?

Para nada. De hecho está en pañales. Con César, mi pareja, decidimos emprender en lo que hoy es nuestro gimnasio de fuerza y como grupo vamos a fundar el primer club deportivo de Powerlifting de la región en un mes más.

El financiamiento para ir a las competencias, ¿corre por cuenta de ustedes o tienen algún auspiciador?

No. Absolutamente todo corre por nuestra cuenta, como cualquier deporte y deportista emergente.

Pero la idea de tener un club deportivo con personalidad jurídica es justamente esa, además de captar más gente que se una, es el hecho de conseguir apoyo para los deportistas y hacer crecer esta disciplina.

¿Alguna vez sentiste discriminación cuando comenzaste a ser parte de esta disciplina o durante competencias, por ser mujer? Y de ser así, ¿qué pasó?

Discriminación como tal no, porque siempre he estado metida en ambientes de hombre. Me crié con dos hermanos, me metí a estudiar una carrera, como Geología, que tiene un ambiente súper masculino y conocí el Crossfit siendo la única mujer y profesora en el grupo. En el powerlifting también fui la única. Entonces, más que discriminación sentí prejuicio, sobre todo porque mi especialidad de press de banca es muy masculina.

Por ejemplo, de parte de las mujeres, en un principio se veía un cierto rechazo a que yo quisiera empoderarlas o me dedicara al press de banca, porque era algo muy rupturista en ese momento. Por parte de los hombres, no se si se sentían amenazados, pero yo como profe en los gimnasios, en un principio no les gustaba recibir tips o recomendaciones, porque qué les iba a enseñar yo, que soy mujer, acerca de un movimiento tan masculino y hasta el día de hoy me pasa.

Hay chicos que preguntan qué profesor le puede aconsejar sobre fuerza, masa muscular y potencia y cuando les dicen que la más indicada soy yo, no les gusta escuchar que es una mujer que les va a enseñar eso.

Yo creo que más allá de la discriminación es el prejuicio, que está marcado por el estereotipo de que el hombre es el que tiene que ser fuerte.

¿Qué opinas sobre la participación de mujeres en deportes de fuerza como lo es el Powerlifting y el Crossfit?

En un principio éramos muy pocas, gracias a Dios se están contagiando las ganas y las mujeres se están quitando de a poco el prejuicio de que hacer deporte intenso y fuerte no es para ellas. También cada vez más se están atreviendo a probar aunque sea de cero.

Yo creo que lo más importante es hacerles saber a todas de que no se necesita ser extremadamente fuerte o «súper mujer» para empezar a probar estos deportes, tanto el Crossfit como el Powerlifting, que se atrevan a probar y que los dos deportes tienen la forma de comenzar desde lo más básico.

¿Qué te gustaría decirles a esas mujeres que aún tienen un prejuicio o están siendo discriminadas por practicar deportes de fuerza?

Yo trato de motivarlas más por el powerlifting, que es más seguro, con menos riesgos de lesiones. Trato de transmitir que siempre lo hagan con un instructor capacitado para comenzar de forma segura, porque yo tuve muchas lesiones y barreras que retardaron mi desarrollo en el deporte y que finalmente hasta el día de hoy acarreo una lesión por eso.

Asimismo, que se acompañen de alguna otra compañera que las ayude a recorrer ese camino, porque es súper duro intentar avanzar sola, pero cuando tú tienes una partner se siente mucho mejor. Que se apoyen unas a otras, tenemos que ser más colaboradoras con las que practican.

Nosotros recibimos a todos los que quieren empezar desde cero, busquen apoyo en más amigas femeninas, y si no tienen estamos yo y la Nelly que queremos tener más mujeres en el equipo. Cambien el switch, de que la compañera, la que compite contigo o la que ves en las redes sociales son todas bacanes igual que uno.

El entrenamiento de fuerza les va a traer muchos beneficios, más allá de lo estético, hace que uno genere masa muscular, aumente la densidad ósea, mejora la calidad de las articulaciones, tu calidad de vida va a aumentar mucho y la composición corporal, el físico que se logra, es súper bonito.

En términos psicológicos también te enseña mucho: te enseña coraje, actitud, cómo enfrentarte a situaciones del día a día, a creer más en ti misma, mejora tu autoestima y la relación con tus frustraciones.

Finalmente, ¿cuáles son tus sueños para más adelante respecto al ser deportista y/o entrenadora?

Como deportista, seguir compitiendo en press banca y ser especialista en ese movimiento. Ojalá algún día ser como Jen Thomson y a los 40 años romper todos los récords posibles. Como entrenadora, reclutar más gente y ojalá captar adolescentes que quieran comenzar a entrenar.

Claudia pretende seguir expandiendo el club, que levantó junto a su pareja, para así poder  realizar competencias en la región. Además, quiere lograr que Nelly Dulcien obtenga los primeros lugares para que se convierta en una deportista a nivel nacional y sudamericano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here