Foto de archivo

Una demanda en contra del Intendente Marco Díaz, en su calidad de representante legal del Gobierno Regional de Antofagasta, fue presentada ante el Juzgado Laboral por la encargada de comunicaciones de dicha repartición, Margarita Moll Cisterna, quien denuncia la vulneración de una serie de derechos fundamentales.

La denuncia apunta principalmente a Cristián Zamorano, ex asesor de la Intendencia y Marco Luza, Jefe de Gabinete del jefe regional. Pero también queda en evidencia la indolencia del propio Intendente Díaz, quien según el relato no tomó ninguna medida para evitar el menoscabo laboral sufrido por la profesional y avaló una serie de conductas abusivas.

Maltrato laboral

Según el escrito, Margarita Moll denuncia que al pasar unas semanas desde que inició sus funciones comenzaron los primeros inconvenientes debido a «una creciente intervención respecto de su gestión por parte del señor Cristian Zamorano, asesor del
Intendente Regional», quien incluso le ordenó hacer cambios en su equipo de
trabajo.

Según el relato, tras estos episodios «Zamorano dejó de saludarla, comenzó a ignorarla laboralmente -cuando inevitablemente debían trabajar juntos-, se reía de manera burlesca de ella, le decía que no sabía escribir, le hablaba golpeado, en fin todo eran malos tratos de su parte, lo que configuró una situación difícil de soportar, que comenzó a generar ansiedad y trastornos en el sueño de mi representada».

El abogado señala que el trato de Cristián Zamorano fue cada vez peor: «Descalificaba a mi representada permanentemente por su trabajo. De todo lo anterior estaba en conocimiento el señor Intendente Regional. En innumerables oportunidades le manifestó mi representada, de manera personal y por escrito, que esta situación con el señor Zamorano era insostenible y que era imposible seguir soportando sus malos tratos».

Sin embargo, según la denuncia, el Intendente Marco Díaz no adoptó medidas concretas para evitar que continuara el maltrato laboral. «Por el contrario, se le otorgaban
privilegios al señor Zamorano, como de no concurrir a trabajar normalmente y cumplir
los horarios de su jornada laboral», relatan.

El relato prosigue denunciando otros episodios de autoritarismo por parte de Cristián Zamorano quien, en una oportunidad durante el mes de agosto del presente, le cerró la puerta en la cara a Margarita Moll.

«Con posterioridad, Zamorano se dirige a la oficina de mi representada y comienza a gritarle, a decirle que lo tenía que tratar de “doctor” Zamorano (Grado académico que ostenta) cuando se dirija a él, que ella no era nadie y que no sabía escribir», precisa el escrito.

«Este episodio de mal trato mi representada se lo hizo saber a Marco Luza, Mauricio Muñoz, Katherine Veas (Seremí de la Mujer), entre otras personas. Al día siguiente el Intendente llamó a mi representada manifestándole que no se preocupara que él investigaría lo que había pasado y tomaría cartas en el asunto… (…) Pues bien, pasó y pasó el tiempo y no sucedió nada», agregan.

Video sexual

Según el abogado, los asesores directos del señor Intendente (como el Jefe de Gabinete Marco Luza) también sabían del maltrato que sufría Margarita Moll de parte de Cristián Zamorano. Sin embargo, minimizaban el problema señalando que «tenía que tener paciencia» y que «se iba a acostumbrar».

«Quizás aquello explica lo sucedido el día martes 4 de septiembre de 2018, oportunidad en que ocurre un acto de desprecio hacia mi representada y en definitiva se falta el
respeto mínimo que naturalmente se deben dos personas que no son amigos y
que sólo se relacionan como compañeros de trabajo, pues ese día recibe mi
representada por whatsapp de parte del Jefe de Gabinete del Intendente Regional,
Marcos Luza, un video de connotación sexual, en que aparece un hombre
teniendo relaciones sexuales explícitas con una mujer mientras tocaba una
guitarra y podía leerse en el video la frase “otra cosa es con guitarra”. Mi
representada le manifestó al señor Luza, conmovida y ofendida por aquella falta de
respeto, que al parecer se había equivocado con el video enviado y él riéndose le
dice que no, que era para ella», relata el escrito.

Todos estos episodios reiterativos provocaron una crisis que afectó psíquica y emocionalmente a la profesional Encargada de Comunicaciones del Gobierno Regional, quien debió ser atendida por una psiquiatra que le otorgó distintas licencias médicas. A pesar de esto, Margarita Moll seguía recibiendo correos electrónicos, mensajes de whatsapp e instrucciones de parte de sus empleadores, no respetando su reposo médico.

Discriminación de género

Como si lo anterior fuera poco, tras revisar los perfiles de cargo, la profesional descubrió que había sido discriminada por su género, al comprobar que los anteriores
Encargados de Comunicaciones del Gobierno Regional desde el año 2013 a la
fecha (Francisco Vitale y Luis Piñones) tenían asignado al cargo un grado 5 y a ella le asignaron sólo un grado 6, lo que significa menor remuneración, a pesar de ejercer las mismas funciones.

«Todo lo anterior, le produjo a mi representada una afectación a su salud síquica
importante, no dormía bien y todo el día se sentía angustiada, ansiosa, con fatiga,
cefalea tensional, entre otros síntomas, algo que nunca le había ocurrido. En la
actualidad continúa con tratamiento medicamentoso. De esta manera se ha
afectado su integridad síquica con ocasión de la relación laboral», relata el abogado.

Demanda

La demanda solicita al Juzgado disponer el cese inmediato de la conducta vulneratoria, establecer las medidas concretas de reparación de las consecuencias de la vulneración denunciada, que se adopten las medidas que sean necesarias para que pueda continuar desempeñando sus funciones en las mismas condiciones, que se instruya sumario en contra del Jefe de Gabinete del Intendente por el video de connotación sexual, condenar a la demandada al pago de 10 millones de pesos por concepto de daño moral, aplicar las multas que correspondan, entre otras medidas.

Hasta el cierre de esta nota no había un pronunciamiento oficial del Intendente Regional, su Jefe de Gabinete Marco Luza y el ex asesor Cristián Zamorano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here