Mediante un comunicado público, la organización política Revolución Democrática del territorio Calama, expresó su preocupación en relación a una serie de denuncias por acoso laboral en el municipio loíno.

Estos casos dicen relación con denuncias por acoso laboral y hostigamiento en la Municipalidad de Calama, las que afectarían a la ex directora de finanzas y a quien fuera jefe de gabinete de la administración anterior.

«Resultan preocupante las permanentes denuncias que pesan contra la presente administración municipal por acoso laboral y hostigamiento. Aquello constituye una vulneración de derechos y afecta profundamente la dignidad de los trabajadores, hecho que por su propia naturaleza es sumamente grave», señala la declaración de RD Calama, cuyo coordinador territorial interino es Iván Mella.

«Más inquietante aún, es que se trata de hechos ocurridos en un servicio que constituye el motor del desarrollo local. En cualquier organización donde cunde la incertidumbre y el temor, el éxito de la gestión se ve seriamente comprometido. En ese sentido, es de conocimiento público la pobre gestión que encabeza el señor Daniel Agusto, y con un clima organizacional como éste, es difícil que lo recomponga. Lastimosamente, si le va mal al Municipio, le va mal a Calama», agregan desde la organización.

Cabe recordar que los Tribunales de Justicia ya fallaron el año pasado contra la
administración municipal calameña por vulneración de derechos a la honra y a la integridad psíquica, tras la demanda interpuesta precisamente por la ex directora de finanzas.

A lo anterior, se suman las varias causas ganadas por trabajadores que fueron despedidos y que han recurrido a los Tribunales para resolver sus causas. Sin ir más lejos, algunos concejales pidieron en marzo pasado conocer el valor total de lo adeudado a ex trabajadores, cifras que no se han transparentado, salvo proyecciones como las hechas en la prensa por el concejal José Mardones, quien ha sostenido que la cifra podría alcanzar los 3 mil 500 millones de pesos, lo que representa un grave detrimento al patrimonio municipal.

«En ese sentido, manifestamos nuestra solidaridad con los funcionarios que han sufrido
tratos vejatorios y que han visto seriamente afectada su dignidad e integridad psíquica.
Por último, hacemos un fuerte llamado a la administración Municipal a reparar su forma de trabajo, poniendo por delante los intereses de la comuna y el respeto a los trabajadores y trabajadoras del municipio, así como de las diversas corporaciones vinculadas al consistorio», indican.

«Solo de esa manera se podría aspirar a una gestión eficiente, como el actual jefe edilicio prometió en tiempos de campaña. El acoso laboral y el abuso de poder son prácticas inaceptables y que deben ser desarraigadas no solo de los servicios públicos, sino que de cualquier espacio de nuestra comunidad», concluyen desde RD Calama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here