Tras dos meses de movilización feminista, mediante la firma de un ”Protocolo de Acuerdo”, la Federación de Estudiantes y la Rectoría de la Universidad de Antofagasta (UA), dieron término a las movilizaciones estudiantiles que se replicaron multitudinariamente a lo largo del país, reivindicando los derechos de las mujeres, contra el abuso y por una educación no sexista, en esta nueva ola feminista que vive Chile.

El protocolo considera quince puntos fundamentales del petitorio, resultado de un trabajo entre estudiantes y autoridades universitarias, abordando distintas medidas para erradicar el acoso sexual y laboral y las diferentes formas de discriminación arbitrarias al interior de la casa de estudios superiores. De este modo, la institución admite lo justo y urgente de las demandas planteadas por sus alumnas/os.

El protocolo indica:

1. Se generarán las estructuras y procedimientos que garanticen la no ocurrencia de hechos que afecten a la cultura y las relaciones al interior de nuestra institución.

  1. Se incluirán las asignaturas de “Derechos Humanos, Género y Diversidad”; e “Inclusión e Interculturalidad”, dentro de la formación integral a partir del segundo semestre, se creará un comité conformado por alumnos designados por cada carrera, para actualizar los programas de asignaturas, en relación a la bibliografía, desde la perspectiva de género. Dentro de este punto además se realizarán capacitaciones para definir un plan de formación sistemático para los académicos y académicas en el tema de Inclusión y Género. Asimismo, se realizará un plan de trabajo para el seguimiento y monitoreo de las asignaturas de Derechos Humanos, Género y Diversidad; e Inclusión e Interculturalidad.
  2. Se creará la Dirección de Equidad, Género e Inclusión, que tratará materias transversales a toda la comunidad universitaria tomando como insumo para su conformación el “Protocolo de Política Institucional, de prevención, sanción y reparación ante el acoso, violencia y discriminación”. Además, se tomará como referente el trabajo realizado por la Red de Inclusión y Género del CUECH (Consorcio de Universidades Estatales de Chile), en el marco de la Ley de Universidades Estatales y el trabajo de la Comisión Triestamental de Protocolo sobre denuncias de acoso, abuso y maltrato.
  3. Se implementará infraestructura para padres y madres estudiantes, a través de un catastro de hijos e hijas; además de instaurar licencias de acuerdo a propuesta normativa de la FEUA.
  4. Se realizarán dos jornadas triestamentales, que reúnan a la Comunidad Universitaria.
  5. Se pondrá en marcha el “Programa para atención integral para situaciones de acoso y discriminación en contexto universitario”. Además se formará a todos los académicos y académicas en materias metodológicas para el buen servicio docente; se definirá un sistema de acreditación de idoneidad para el desempeño de funciones docentes y de profesionales que se relacionan con estudiantes; y se aplicará una encuesta de evaluación docente.
  6. Se cambiará de nombre a la Carrera de Educación Física a partir del año 2020. Que actualmente diferencia entre varones y damas.
  7. Se fortalecerá el equipo de profesionales para implementar el Programa de atención integral para situaciones de violencia, acoso y discriminación en el contexto universitario.
  8. Para la comunidad transgénero, se reconocerá el nombre social en los documentos internos de la institución (credenciales, portal de alumno, etc.). Asimismo, Corresponderá a la Dirección de Equidad, Género e Inclusión, recoger las orientaciones de la comunidad Transgénero, para el diseño de sus políticas y programas.
  9. La propuesta de Protocolo elaborada por la Comisión Triestamental se socializará a la Comunidad Universitaria y su posterior aprobación por parte del Consejo Académico.
  10. En caso de los académicos que se encuentran en proceso de sumario, el Rector se compromete en respetar la resolución del sumario, una vez que este termine. En cuanto al acompañamiento de las víctimas, lo realizará el programa PATI, hasta que inicie sus funciones la Oficina y posterior Dirección de Equidad, Inclusión y Género, cuya primera tarea será la elaboración de un programa de acompañamiento integral.
  11. Se creará el Departamento de Desarrollo de Personas, para garantizar el comportamiento ético de los docentes.
  12. Dentro de las demandas calificadas como históricas por la FEUA, se acordó avanzar en la democracia universitaria, la educación gratuita y derechos de los trabajadores, como seguridad social y capacitación.
  13. Se elaborará un Reglamento de Residencia al 30 de diciembre del año 2018. La Dirección de Desarrollo Estudiantil coordinará con los jefes de carrera de las carreras del área de la salud para llevar a efecto la elaboración del reglamento. Además, la evaluación de los Resultados de Aprendizaje, se traslada su aplicación para el 2019, para las carreras que implementaron su rediseño el 2018.

Finalmente, el punto 15 afirma que “una vez firmado el acuerdo, habrá un periodo de marcha blanca de dos semanas, periodo durante el cual no se podrán realizar actividades evaluativas de ningún tipo. Sin embargo, cada Facultad, en acuerdo con los respectivos centros de alumnos, podrá fijar un plazo inferior al antes señalado”.

No obstante, la institución quedó comprometida en continuar trabajando en robustecer las medidas que vayan en dirección a mejorar la convivencia de todos los estamentos de esa institución, quienes a partir de este martes 24 de julio de 2018, regresaron a la normalidad en sus actividades académicas y administrativas en todas sus instalaciones, Campus Coloso y Área Clínica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here