Iniciativa nace por la necesidad de impulsar propuestas en el momento más crítico de la pandemia.

Con la frase “Por la vida, contra el hambre y la cesantía”, empezó el pasado fin de semana una campaña integrada por el Partido Comunista (PC), el Partido Progresista (PRO), Revolución Democrática (RD), Federación Regionalista Verde Social (FRVS), Convergencia Social (CS) y distintas organizaciones sociales, fundaciones nacionales y sindicatos de diferentes regiones del país.

Los referentes iniciaron un foro público transmitido por Youtube y otros medios de comunicación, dedicando un minuto de silencio por las víctimas del Covid-19, y presentando siete propuestas:

-Un Comité Nacional de Crisis que sea especialista, descentralizado y representativo

-Garantizar Ingreso familiar de emergencia de $460.000 (por cuatro personas), con énfasis en las mujeres y su precarización.

-Defender el proceso constituyente por sobre todo.

-Crear una línea de crédito y subsidios para las pequeñas empresas, con financiamiento de empresas públicas y apoyo del Estado.

-Proteger mediante programas y estrategias a las mujeres y niños y niñas de la violencia de género y acoso a la diversidad sexual, que se ha agudizado en la emergencia.

-Permitir el retiro de un ingreso mínimo mensual de los fondos de pensiones con motivo de catástrofe para todas las personas que no reciban bono de emergencia.

-Apoyo directo a grandes empresas en crisis para proteger los empleos de sus trabajadores, que implique obligaciones para la empresa, como entregar parte de su propiedad al Estado y privilegiar la estabilidad de los trabajadores, antes que sus accionistas.

El foro se dividió en tres secciones. Primero el panel de estrategia sanitaria, luego el panel de desafíos económicos y ayuda en la renta de las familias, y tercero el panel de género. En el primer panel participaron Sandra Jeldres, del frente de salud (CS) y dirigente sindical de la APS; Marcos Vargas, dirigente nacional de CONFUSAM; Sandra Velásquez, del Partido Humanista; Cristian Cuevas, de Movimiento Histórico Popular; y el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán.

De los participantes del panel destacaron las propuestas de Marcos Vargas, quien propuso declarar como feriado nacional el 29 de abril, fecha en que falleció la primera funcionaria de salud Lorena Durán Herrera. También la intervención de Sandra Velásquez, quién dijo que esta crisis que estamos enfrentando «pone en evidencia lo que hace muchos años se viene manifestando, y que esta emergencia sanitaria vino a dejar claro: la fragilidad de esta organización y la sistematización social que durante décadas ha mantenido presas a toda una sociedad por más de 30 años (…) Este es un Gobierno antihumanista, que privilegia a unos pocos, en desmedro de una gran mayoría de chilenos, y sin duda favorece los intereses económicos antes que sus ciudadanos y su salud”, indicó.

El segundo panel se trató sobre los desafíos económicos y expusieron la economista Claudia Sanhueza; Mauricio Concha, dirigente social de Los Cerros de Talcahuano, presidente del sindicato de Comerciantes Ambulantes de Calle Janequeo y militante del partido Igualdad; Doris González, dirigenta de Ukamau; Camila Aguayo, secretaria política de la dirección nacional de Izquierda Libertaria; y Marco Enríquez-Ominami, ex candidato presidencial del Pro.

Destacaron los comentarios de Mauricio Concha, quien fue tajante al decir que los grandes empresarios aprovechan esta crisis para dejar a muchos trabajadores sin trabajo, agregando que “hoy los supermercados están ganando más que nunca y aún así suben los precios. Si dieran el 1% de sus ganancias a las familias más vulnerables resolveríamos, por ejemplo, el show de las cajas”.

Camila Aguayo dijo que el Gobierno está “atrincherado en defender su modelo, en desmedro de los trabajadores y ciudadanos, y así no ha funcionado. O están con el pueblo o con quienes lo condenan (…) esta crisis tiene cuerpo de mujer, porque más del 80% del personal de la salud son mujeres, y aunque claramente a todos nos afecta la pandemia, para las mujeres, cuidadoras, madres, trabajadoras, es una situación especial”, finalizó.

Doris González consideró que para este momento crítico de la crisis sanitaria, económica, social y política, el ingreso de emergencia es “un paliativo para las familias y quienes han sido removidos de sus fuentes laborales y ya no tienen sustento” y agregó que al no ser suficiente solo esto, es necesario la condonación y moratoria de los servicios básicos, como luz, agua y gas, y la fijación del precio de arriendos y productos de primera necesidad, eliminar el iva a los productos de medicamentos y “por sobre todo, el impuesto a los súper ricos”.

En el último y tercer panel expusieron Javiera Toro, presidenta del Partido Comunes, Hillary Hiner, de la Red de Historiadoras Feministas; el diputado Jaime Mulet (FRVS), el alcalde Daniel Jadue (PC) y Fernando Atria de Fuerza Común.

Javiera Toro llamó al gobierno a no repetir viejas fórmulas, no reducir la unidad a los cálculos electorales y decididamente construir con el mundo social y popular que está buscando nuevas formas de organización. A Hilary Hiner le llamó la atención que “no se habla del abuso al pueblo mapuche, de los, las y los migrantes, del asesinato de Alejandro Treuquil, la muerte de Joanne Florvil y otras injusticias”, y destacó que “habrá perspectiva feminista en este pliego popular. Esta es una crisis de los cuidados, y tiene que estar en el pliego sí o sí”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here