Foto: www.diarioantofagasta.cl

Diversos medios de comunicación a nivel nacional dan cuenta el día de hoy de un triste récord que ostenta Antofagasta, comuna que según un reciente estudio es la ciudad con mayor contaminación por arsénico, cobre y zinc.

La geóloga de la Universidad Austral y presidenta de la Sociedad Geológica de Chile, Joseline Tapia, junto a investigadores de las universidades de Antofagasta y de Chile, además del Núcleo Milenio Invasal y el Colegio Médico, acaban de publicar un estudio sobre el tema en la revista internacional Peerj, con datos de la zona recopilados entre 2014 y 2016.

«Las rocas que existen en Antofagasta, sólo pueden explicar la presencia natural de seis de los 12 elementos identificados. En cambio, no justifican la alta concentración de arsénico, cobre, cadmio, molibdeno, plomo y zinc», explica Tapia a El Mercurio.

«El promedio mundial de arsénico en la corteza terrestre es de 4,8 mg por kilo. El del suelo del norte de Chile es cuatro veces superior, sobre 20mg de arsénico por kg de suelo, pero en el del suelo del puerto hay 200 mg por kilo de suelo e incluso más», detalla.

Como ya había adelantado Regionalista.cl el 3 de mayo pasado, la investigación tuvo como origen la base geológica de la ciudad y las muestras de polvo negro que fueron analizadas por distintas entidades: Colegio Médico e ISP, además de un ensayo de biodisponibilidad.

“Para interpretar y analizar la variabilidad espacial y las posibles fuentes de contaminación, se estudiaron datos existentes de la geoquímica de rocas del basamento y del suelo de la ciudad, así como también datos de polvo de dominio público. Adicionalmente, se realizó un ensayo de bioaccesibilidad del polvo y se calcularon el consumo diario químico (chemical daily intake) y el índice de peligrosidad (hazard index) en las cercanías del puerto”, señala el estudio respecto a la metodología utilizada, según publica www.comunicacionesua.cl

Se ha destacado que uno de los aportes más significativos del trabajo de los científicos, es que antes de su investigación, sólo había cifras de las mediciones hechas por el Instituto de Salud Pública y el Colegio Médico, sin embargo, ahora existe una contextualización y un índice de riesgo a la salud de las personas.

En el largo plazo, el informe señala que se debieran adoptar regulaciones más estrictas a nivel nacional o regional para reducir la contaminación de polvo. Además, recomienda que negocios, escuelas y desarrollos potenciales, cercanos al puerto, debieran implementar estrategias de largo plazo para minimizar la exposición al polvo contaminado.

Por otra parte, los expertos indican que los acopios polimetálicos y concentrados de cobre no debieran permanecer en el puerto de Antofagasta por un periodo prolongado. Asimismo, se debiera invertir en entrenamiento médico e infraestructura para remediar apropiadamente los impactos en salud.

Otra de las recomendaciones del estudio dice relación con la necesidad de considerar la implementación de un programa de monitoreo en tiempo real y un laboratorio de geoquímica de buena calidad para mejorar la cuantificación de elementos contaminantes en el polvo de Antofagasta.

Los resultados de este estudio vuelven a poner sobre la mesa el grave problema de contaminación que vive Antofagasta y que los distintos gobiernos regionales, de todos los colores políticos, no han sido capaces de atender.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here