La crisis sanitaria, pero también social y económica, provocada por la pandemia por Covid-19, ha puesto de manifiesto el importante papel que tienen las tecnologías de la información (TI) en la actualidad.

En Chile, la trasformación digital puede notarse en el aumento de las plataformas de comercio electrónico, las clases en línea y el teletrabajo desde casa. Pero esto ha implicado también un cambio social y cultural, que no ha estado exento de algunos riesgos.

Desde hace unos meses, se han modificado algunas prácticas sociales y hábitos, ejemplo de esto es el aislamiento y la distancia social, lo que se puede reflejar en que hoy estemos conectados a través de un dispositivo o una pantalla, ya sea para el trabajo, el estudio o el ocio.

Un cambio social y cultural

Para Carlos Manzano Munizaga, Magíster en Tecnologías de Información, las herramientas de comunicación están evolucionando rápidamente para cubrir la alta demanda de la sociedad en términos de relaciones personales, educación, ocio y entretenimiento, lo que se puede reflejar en que algunas empresas estén implementando videoconferencias, gestión de equipos virtuales, canales digitales de interacción con los clientes y hasta el mismo comercio electrónico.

“Algunos ya hemos cambiado la opinión acerca de la transformación digital. Esta ‘super digitalización’ está relacionada con un ‘cambio cultural’ y un ‘cambio de mentalidad'», comentó el académico de la Universidad Católica del Norte (UCN).

Beneficio o dependencia

En el contexto actual de pandemia por Covid-19, las comunicaciones digitales se han multiplicado y el internet se ha convertido en el principal canal de interacción para trabajar y estudiar, dejando beneficios y también algunas consecuencias negativas que se evidencian en la excesiva dependencia de la infraestructura digital, lo que ha aumentado los riesgos de que esta pueda fallar.

Desde el punto de vista de Carlos Manzano, antes de utilizar un servicio, aplicación u otra tecnología de información, es importante preguntarnos ¿por qué? y ¿para qué? se está utilizando, ya que hoy existe una necesidad básica y no básica de consumir tecnología en las personas, por lo que se debe evitar el uso de ciertas tecnologías o limitar su manejo para no generar algún tipo de inconveniente o dependencia.

En tanto, para Carlos Luco Montofré, Ingeniero Civil en Computación e Informática y académico de la UCN, el potencial de contribución de las tecnologías es incuestionable e imposible de frenar. El académico explica que esta trasformación ya había comenzado, pero ahora se ha acelerado. “Indudablemente esta transformación traerá consecuencias y dependencias, pero es inevitable su materialización”, indicó.

Educación digital y formación en Ciberseguridad

Carlos Luco Montofré creé que se necesita más formación en ciberseguridad, tanto para las personas naturales, como todo tipo de organizaciones y mantener una constante actualización. “Muchos de los riesgos se deben más a acciones descuidadas que a capacidades técnicas especiales. Si se abre un email con origen desconocido, pero con contenido atractivo, demandando datos que son sensibles (claves, direcciones, información privada), puede exponer al destinatario a robo de información o a un delito de mayor consecuencia”, advirtió.

Postura similar sostiene Carlos Manzano Munizaga, pues indica que se debe fortalecer la formación en esta materia, tomando en cuenta que las habilidades digitales cambian constantemente y deben ser actualizadas y que es necesario concientizar sobre los riesgos que tiene la utilización de la modalidad online o por internet. “Es importante una educación en ciberseguridad, sin embargo, yo comenzaría con una ‘educación digital’ en todos los niveles de usuarios, ellos necesitan saber el uso y el impacto que tienen las tablets, laptops, los programas como zoom, la informática, las redes sociales, un antivirus, entre otras”, afirmó.

Sistema nacional de ciberseguridad

Considerando que se ha incrementado el trabajo remoto o desde casa, contar con una conexión a internet veloz y estable se ha vuelto indispensable, pero el acceso a estas redes y el uso de plataformas online pueden exponernos a una serie de peligros como los ataques cibernéticos y otros riesgos asociados que afectan la privacidad de nuestra información.

“La preocupación está por parte de todos los actores y principalmente por el gobierno de Chile. Lamentablemente, el cibercrimen y el ciber espionaje son actividades del día a día y pueden afectar gravemente al mismo gobierno, a grandes empresas, instituciones e infraestructura crítica”, señala Carlos Manzano.

Para el académico, el desarrollo de nuestro país con las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC), ha logrado llevar una conexión general con el mundo real, pero puede estar acompañado de grandes riesgos. Por este motivo, considera que se hace prioritario avanzar hacia un Sistema Nacional de Ciberseguridad que esté basado en un conjunto de principios, estándares, políticas y organismos que coordinen los sectores públicos y privados y el ciberespacio chileno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here