A las 09:00 de la mañana de hoy martes 27 de marzo, en la Corte de Apelaciones de Antofagasta, estaba fijada la audiencia entre la Sociedad Química y Minera de Chile S.A. (SQM) y la Superintendencia de Medioambiente (SMA).

Se trata del proceso en relación a la resolución exenta Nº 1.485 de fecha 15 de diciembre de 2017 que decretó siete medidas urgentes y transitorias, incluyendo la clausura temporal y parcial del sector de pozos de extracción de agua ubicados en el Salar de Llamara, en la región de Tarapacá.

Cabe recordar que la Superintendencia de Medio Ambiente mantiene un litigio con la empresa salitrera por incumplimientos a la resolución de calificación ambiental (RCA) del proyecto.

En una reciente solicitud al Tribunal Ambiental de Antofagasta, la superintendencia describió que existe un daño en ciernes en la zona, que es urgente subsanar.

“Es posible estimar que, hasta el día de hoy, se configura un daño grave e inminente para la biota acuática que habita en los cuatro puquíos (manantiales) del salar de Llamara”, señaló la SMA en su presentación.

La entidad pidió a la empresa una serie de medidas, entre las que figuran acciones como que dentro de los primeros cinco días de cada mes deberá remitir el registro de extracción total de caudales y los niveles de los pozos, entre otras.

“La vigencia de la medida cuya autorización se solicita se mantendrá hasta que SQM acredite ante la SMA la inexistencia de efectos ambientales en los puquíos, todo ello, con el fin de impedir un daño grave e inminente a la biota acuática de los puquíos del salar de Llamara”, solicitó la superintendencia.

La SMA también exigió que SQM acredite que efectúa “un adecuado control de calidad de las aguas que son intectadas al sistema”. Para eso, la entidad estableció que estas acreditaciones se realicen, a más tardar, en un plazo de seis meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here