Pacto de Fuga es una película escrita, producida y dirigida por David Albala. Su trama narra el plan de fuga de un grupo de presos políticos que se encontraban esperando una resolución sobre su estado judicial o ya condenados a la pena de muerte, en el interior de la cárcel pública de Santiago. Esta historia está basada en los hechos reales de la denominada “Operación Éxito”. La película, tras un estreno fallido programado para el 28 de octubre del año 2019 y tras los sucesos del “estallido social”, debió reprogramar su llegada a los cines para el 23 de enero de este año. Ahora llega mediante la plataforma de streaming Amazon Prime, para toda Latinoamérica.

Y aunque la producción de este proyecto comenzó sin saber lo que pasaría en octubre pasado en nuestro país y las repercusiones políticas y sociales que tendríamos hasta el día de hoy, pareciera que es una historia bastante “ad hoc” a lo que ocurre por estos tiempos y llega justo en el momento en que se comienza a pavimentar el camino hacia una nueva Constitución.

La película mantiene en cada momento la tensión de lo que significa un thriller carcelario y lo dosifica de manera casi perfecta durante sus 121 minutos en pantalla, en lo que conlleva la planificación del escape y las situaciones que vivían durante ese momento los políticos, mezclado con el trato que recibían por parte de los gendarmes, quienes hacían vista gorda a lo que hacían los agentes represores en el interior.

La sensación de claustrofobia es constante, ya que el director maneja muy bien el montaje de lo que significa cavar un túnel sin las medidas de protección necesarias. además de arrastrarse hasta lo más profundo con un espacio mínimo, sin luz y con falta de oxígeno, en una carrera al límite por sus vidas.

La ambientación es un punto importante para esta película, capaz de retratar los procesos históricos posteriores al atentado a Pinochet en 1986, el plebiscito de 1988 y finalmente las elecciones presidenciales de 1989. Lo interesante es que lo que ocurre fuera del recinto penitenciario, no afecta a los personajes en su interior, quienes ven con cierta incertidumbre y pesimismo los esfuerzos democráticos para acabar con la dictadura por parte de los partidos políticos.

Entre los personajes principales encontramos a León Vargas (Benjamín Vicuña), un ingeniero al estilo de MacGyver criollo, quien logra ir subsanando los problemas que aparecen en el escape. Por otra parte, Rafael Jiménez (Roberto Farias), es el líder del grupo de fuga y además debe cargar sobre sus hombros las consecuencias de haber sido quién lanzó el misil fallido a Pinochet durante el atentado del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, para acabar con la vida del dictador. Aún con la intriga que generan estos personajes, muchas cosas quedan en el aire y esto es por la carencia de desarrollo de estos, ya que la narración está enfocada en los sucesos del escape, por sobre aquellos que provocaron su encarcelamiento.

Los personajes secundarios son liderados por Paulina Baeza (Francisca Gavilán). Lejos de aquel personaje maquiavélico e histriónico que interpreta en la telenovela Verdades Ocultas, ahora aparece como la ex pareja del personaje de Farías que debe cargar con el encierro de este y que funciona como uno de los puentes en el exterior para estos reclusos. Amparo Noguera, siempre sólida como la abogada Fabiola Pizarro, pese a enfrentarse a un sistema judicial corrompido mantiene su lucha por salvar al personaje Farías de la pena de muerte.

Por algunos momentos, cerca del tercer acto, se desinfla el ritmo atrayente que mantiene en un gran tramo de la película y esto se puede atribuir a que pareciera que no supieron cómo atar los cabos sueltos que debían sintetizarse en la acción del escape. Quizás este es uno de los pocos puntos negativos. Aun así, cuando la fuga toma parte consigue transmitir la tensión y estresar al espectador, jugando en cada momento con la idea del fracaso latente del escape.

En conclusión, pese a no tener la masividad de otras producciones cinematográficas chilenas, Pacto de Fuga es una excelente película, logrando un nivel importante de actuaciones, dirección y producción. Además, llega justo en el momento indicado para nuestra sociedad y de alguna manera explica cómo con al paso de las décadas, aún no podemos desprendernos del brutal legado de la dictadura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here