El Fiscal Rodrigo Cusó obtuvo hoy una sentencia de condena en contra de José Manuel Rojas Escobar, de 34 años, a quién el Tribunal de Juicio Oral de Antofagasta encontró culpable del delito de femicidio, luego que el 3 de abril del año pasado diera muerte a su esposa Lorena Carrasco Aguilera de 30 años, con quien tenía dos hijos.

En su acta de deliberación el Tribunal acogió en contra del acusado dos agravantes: La alevosía y el hecho de abusar de la superioridad de sus fuerzas. Le reconoció también la atenuante objetiva de irreprochable conducta anterior.

Atendida la deliberación, el fiscal Rodrigo Cusó insistió en su solicitud de presidio perpetuo calificado para el imputado.

En la audiencia las partes efectuaron sus alegatos de clausura, coincidiendo todos en que no está en cuestión ni el hecho ni la participación del acusado. Esto quedó acreditado no solo con abundante prueba aportada por el fiscal y los dos querellantes, uno en representación de la familia y otro por la Intendencia Regional, sino por la propia declaración del imputado que reconoció haber dado muerte a su esposa y luego haberla ocultado en un sector no visitado del centro asistencial donde trabajaba.

El acusado en su declaración dijo no recordar muchos detalles de ese día, ya que estaba en estado de shock. Sin embargo, en la investigación quedó en claro que ese día el acusado llevó a la víctima hasta la Clínica para conversar temas pendientes, relativos a la pensión de alimentos que se encontraba en estado de mediación. Sin embargo, Lorena Carrasco nunca había estado en el lugar e ignoraba que allí no había nadie.

Según el imputado, la agresión se produjo cerca de las 17:30 de ese día, haciendo hincapié en su aparente estado de shock. Sin embargo, tanto el paciente que concurrió a la clínica alrededor de las 18:30 como el oftalmólogo a cargo de la intervención, no notaron absolutamente nada anormal en su comportamiento, indicando que este se comportó como lo hacía siempre en estos casos.

La defensa solicitó aplicar las circunstancias atenuantes, de irreprochable conducta anterior, además la colaboración sustancial en el esclarecimiento de los hechos y la de haber actuado bajo estado de arrebato. Esto último fue desestimado por el Tribunal.

El fiscal Rodrigo Cuso se opuso a que le concedieran estas dos últimas atenuantes, ya que a su juicio su colaboración no fue oportuna ni sustancial y que incluso prescindiendo de su declaración la policía igual hubiera llegado a identificar tanto el lugar donde se encontraba la víctima, como la identidad del agresor.

Es más, recordó que en sus primeras declaraciones el autor del delito negó ante la policía y ante la familia de la víctima que tuviera algo que ver.

La sentencia con la pena a aplicar será leída el próximo martes 27 de noviembre a las 18:00 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here