Debido al cierre de fronteras por la emergencia sanitaria, muchos extranjeros que se encontraban de paso en nuestro país no han podido volver a su hogar. Cerca de un 30% de estas personas se encuentran en la ciudad de Antofagasta.

Más de 50 personas están siendo albergadas en el macrocampamento Los Arenales, por parte de los comités de vecinos y la Colectividad peruana. Solo cuentan con una sede que acondicionaron para que se hospedaran, pero el espacio es muy reducido, así que corren el riesgo de contagiarse de COVID-19 u otras enfermedades. Es importante destacar que, entre estas personas, se encuentran adultos mayores y personas de riesgo.

Por este motivo, la presidenta de la Colectividad Peruana y vocera del macrocampamento, Elizabeth Andrade, hizo un llamado a la Gobernación y al municipio a solidarizar con sus connacionales. “Están desesperados y quieren ver a su familia. Pasan frío y hambre, además del temor de ser contagiados por Coronavirus”, declaró. También solicitó la apertura de una sede o colegio donde pudieran reunir al resto de ciudadanos, cifra mayor a las 100 personas, con el motivo de “generar presión al consulado para darles una salida rápida”.

Han sido diversas las manifestaciones de ciudadanos peruanos alrededor del país. Este jueves más de 200 personas acamparon fuera del consulado de Perú en Chile, ubicado en la comuna de Providencia. Se han ubicado con carpas o toldos de plástico, soportando las bajas temperaturas y las malas condiciones de alimentación o servicios básicos que disponen.

Cierre de fronteras

El día 18 de marzo se decretó la fase 4 de Coronavirus en nuestro país, en la que nos mantenemos hasta ahora. Esto significa que existe una transmisión sostenida y generalizada del virus, además de un crecimiento exponencial de la enfermedad. Una de las medidas tomadas por el gobierno fue el cierre de fronteras.

El gobierno peruano, a diferencia del boliviano, no exigió que las personas varadas realizaran una cuarentena antes de volver al país. Actualmente, se están abriendo las fronteras cada cierto período de tiempo para dejar a las personas entrar por grupos. “No todos los consulados tienen disponibilidad de recursos y muchas veces las gestiones de los gobiernos son diferentes entre países”, agregó Víctor Flores, Jefe de la Oficina de Organización Internacional para las Migraciones.

Uno de los problemas principales que se han presentado ha sido la confusión respecto a la información o los pasos a seguir para las personas varadas. “El primer paso a seguir es tomar contacto con los representantes consulares y conocer el procedimiento que corresponde realizar en su caso particular”, aconsejó Flores.

En caso de que las personas no tengan posibilidad de ingresos para costear su alimentación u hospedaje, o que los consulados no tengan los medios para ayudarlos, se vuelve un problema de carácter humanitario. Entonces “es deber del estado entregar alimentación y albergues, acción que realizan en conjunto con organizaciones sociales”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here