Tras un extenso reportaje del diario electrónico El Mostrador que da cuenta de los graves efectos de la contaminación que provocan las operaciones del grupo Luksic en Antofagasta, el empresario respondió a través de su cuenta de twitter.

Fiel a su estilo, Luksic no asumió su responsabilidad por la contaminación y las altas cifras de cáncer en la zona. Al contrario, en su comunicado se victimiza, afirmando que su empresa ha tenido pérdidas millonarias en el puerto. Incluso, señala que algunos de sus familiares han fallecido de cáncer. Asimismo, el inversionista afirma que el problema es histórico y que tiene varios responsables.

«Si el puerto de Antofagasta está contaminando, la autoridad debe cerrarlo ya. El dueño del puerto es el Estado de Chile y Antofagasta Terminal Internacional (Ati) es su concesionaria», indicó, en lo que ha sido calificado como un intento por lavarse las manos o deslizar su propia responsabilidad hacia terceros.

«Tengo la tranquilidad de que nuestras empresas y todos sus equipos trabajan día a día de manera responsable, con el firme propósito de mejorar sus estándares», afirmó. Sin embargo, tras el incumplimiento de la limpieza que fue ratificada por la Corte Suprema, Ati fue obligada a repetir la medida, para lo cual utilizó palas y escobas, lo que fue duramente criticado por los vecinos del sector y diversas organizaciones sociales.

El tema está lejos de superarse y día a día crece la polémica, más aún luego de las advertencias del Colegio Médico en relación a las altas cifras de cáncer en Antofagasta y la región. A lo anterior se suma la inacción de las autoridades gubernamentales de la Intendencia, el Servicio de Salud, la seremía de Medio Ambiente y la Seremía de Salud.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here