Expertos aseguran que la cuarentena podría afectar seriamente los hábitos deportivos de los niños de la región, lo que podría generar problemas a la salud.

Según un estudio sobre salud pública, realizado el 2019 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Chile presenta un 44% de obesidad infantil, indicador que no presenta mejoras con la cuarentena.

Estar todo el día en casa puede resultar tedioso en algunos momentos, sobre todo para los niños, quienes tienden a aburrirse con mayor rapidez, lo que usualmente se aborda con el uso de la tecnología. Pero más que una solución, esto podría resultar perjudicial, al establecer patrones de sedentarismo a temprana edad.

Hábitos deportivos

Aquellos niños que ya presentaban hábitos deportivos, hoy presentan dificultades para mantenerlos. Así lo aseguró Miguel Echeverría, entrenador de básquetbol femenino infantil. «El cambio ha sido drástico, el espacio donde las niñas desarrollaban sus disciplinas ha debido ser adaptado a las cuatro paredes de su casa (…) La forma que tenían de ver el deporte se ha reestructurado a estar frente a una pantalla haciendo ejercicio», indicó.

Las claves del problema, según Echeverría, serían la «pérdida de motivación», la «falta de espacio necesario» y la «falta de equipo», ya que los deportes suelen ser juegos colectivos.

Beneficios en la salud de los niños

Hugo Araos, profesor de educación física, explicó que la situación actual respecto a los niños y los deportes «es complicada, porque se tiene mucho acceso a tecnología, lo que los atrapa al no poder salir».

«Dentro de las desventajas están las enfermedades asociadas al sedentarismo, como los desórdenes alimenticios. Para revertir esta situación, nos comunicamos con los niños con la finalidad de hacerles entender la importancia de una vida activa y saludable», afirmó.

«Respecto a las ventajas que tendrían los niños al mantener hábitos saludables, se encuentran objetivos colectivos como el trabajo en equipo, retroalimentación y autoconocimiento. Mientras que, a nivel personal, ayuda a los niños a mejorar su autoestima, bajar los niveles de ansiedad y ser más sociales», agregó.

El rol de los padres

Al menos durante la cuarentena, los padres o tutores tienen una gran responsabilidad a la hora de inculcar y mantener hábitos deportivos en los niños, en palabras de Echeverría. «Los padres deben mantener la motivación de los niños, darle los espacios para que puedan participar de los entrenamientos, incentivarlos y mostrarles la importancia de no volverse sedentarios», recalcó.

Por su parte, Araos planteó que «depende de los padres impulsar el deporte desde la casa, siendo un ejemplo para que los niños los sigan, anulando la falta de iniciativa».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here