Tras la publicación de diversos portales de noticias en Antofagasta que acusaban al partido Revolución Democrática (RD) de haber borrado un mural en homenaje a una joven fallecida, la tienda política aludida rápidamente desmintió esta información, lamentando que los medios de comunicación no hayan acudido al lugar para corroborar la información antes de difundirla.

La información partió como un rumor en redes sociales. Sin embargo, todo era falso, pues el mural en homenaje a Camila Verdejo (Q.E.P.D.) sigue intacto. Esto no fue impedimento para que algunos medios publicaran la noticia con duras acusaciones contra RD (entre ellos Timeline y Soy Antofagasta), en lo que constituye una verdadera «fake news», concepto que hace alusión a las noticias falsas difundidas a través de internet principalmente.

Tras lo ocurrido, la Directiva de Revolución Democrática en Antofagasta emitió una declaración pública, en donde afirman que es «absolutamente falso» que se haya borrado parte de un mural en homenaje a la joven fallecida. También aclaran que en realidad se trató de una jornada realizada el sábado 27 de julio, en donde un grupo de militantes pintaron un mural en el pasaje Luis Undurraga y en una parte de un muro de contención en Avenida Argentina.

«Este último contenía algunos rayados aislados, denominados “tag” en el mundo del grafitti, los cuales estaban pintados con latas de aerosol y presentaban deterioro. A un par de metros del muro que pintamos se encuentra el mural de Camila Verdejo,
joven fallecida en un accidente, el cual no alteramos de forma alguna», indican.

Asimismo, indicaron que empatizan y comprenden «el malestar de la familia que, al ver la foto del mural pintado vía Redes Sociales, pensaron que habíamos borrado el de Camila, lo cual sólo fue parte de un mal entendido. Apenas nos enteramos de esto nos comunicamos con ellos para aclarar la situación, aclaración que fue bien recibida por la familia».

Finalmente, desde la Directiva de RD en Antofagasta afirman que lamentan que «algunos medios de comunicación no hayan acudido al lugar para corroborar que esta información fuese correcta».

Tras este episodio surgen algunas reflexiones. Por un lado, la responsabilidad de los medios de comunicación a la hora de hacer eco de rumores o publicaciones de redes sociales, sin comprobar los hechos denunciados. Y por otro lado, la responsabilidad de los usuarios de redes sociales a la hora de replicar o compartir informaciones sin siquiera confirmar la veracidad de los dichos o denuncias. Más aún cuando se trata de un tema tan sensible como la memoria de una persona fallecida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here