Este miércoles 30 de enero se da inicio a los trabajos de verano zona norte de la organización TECHO-Chile, en la plaza Bicentenario de Antofagasta, juntando a 200 voluntarios que viajaron desde Arica, Tarapacá, Atacama y Coquimbo, así como dirigentes y vecinos de las comunidades ganadoras de los 5 proyectos comunitarios de mejora de entorno, que se ejecutarán durante los próximos 8 días.

Dichos proyectos son parte de un proceso anterior de postulación, presentación y selección en que se priorizan las iniciativas con mayor necesidad y factibilidad técnica para ser desarrollados por jóvenes voluntarios junto a las familias. En esta instancia, y como ya es habitual en los últimos 3 años, los trabajos voluntarios cuentan con el apoyo de Escondida BHP, llevando a cabo los proyectos postulados por las comunidades de Rayito de Sol, Los Chilenos Villa el Sol, Nuevo Sol Naciente, Alto Irarrázaval y Pampa Unión, ubicados en distintos sectores de la comuna de Antofagasta.

Entre el miércoles 30 de enero y hasta el 6 de febrero los voluntarios construirán sedes comunitarias, muros de contención con material reciclado, áreas verdes, huertos, plazas ecológicas y luminarias solares. Sobre estos trabajos, Mariana Barbosa, directora regional de TECHO Chile en Antofagasta, señaló que “potenciar el encuentro y trabajo entre jóvenes voluntarios y pobladores de campamentos es parte de la esencia de nuestra organización, de cómo nace el TECHO hace más de 20 años. En estos trabajos, además de mejorar el entorno de las comunidades de la comuna, también buscamos aprender del otro, formarnos como personas y ser ciudadanos comprometidos con lo que pasa en la ciudad”.

Asimismo, Elizabeth Cameron, especialista en Comunidades de Escondida BHP manifestó que “la alianza colaborativa entre Escondida y TECHO tiene una larga historia y nos sentimos orgullosos de aportar para que los jóvenes voluntarios estén en contacto con la pobreza y la realidad en campamentos, porque creemos que es una manera efectiva de generar conciencia y poner realidades sociales sobre la mesa. Esto nos moviliza, nos provoca y nos permite avanzar hacia una ciudad con mejor calidad de vida para todos”.

Finalmente, Carlos Romero, voluntario permanente de TECHO Chile y jefe de los trabajos de verano del 2019, destacó que “los trabajos son mucho más que construir, son instancias en las que compartimos experiencias con los vecinos de las comunidades, quienes nos cuentan parte de su vida, permitiéndonos conocer otras realidades y enseñándonos lecciones de vida que no aprendemos en colegios o universidades. No nos podemos quedar sentados en la casa viendo televisión, observando cómo las cosas pasan, como la gente la sigue pasando mal y nosotros no nos hacemos responsables”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here