La Agrupación por la Memoria Histórica Providencia de Antofagasta emitió una declaración pública a un año del inicio de la revuelta popular o estallido social, recordando que fueron los estudiantes secundarios quienes iniciaron este histórico despertar.

«A través de históricas prácticas de manifestación realizadas por jóvenes, pobladores/as, estudiantes, trabajadores/as, niños y niñas, la protesta comenzó a alcanzar una fuerza imparable, representando a un pueblo cansado de la negligencia por parte del estado y cansado de un sistema que vulnera los derechos de las personas el día a día», indicaron.

Además, denunciaron que actualmente hay 18 presos en Antofagasta, 3 de ellos menores de edad, situación que se replica de manera similar en otras regiones del país. Se trata principalmente de jóvenes que se encuentran en prisión preventiva, en procesos que han estado marcados por una serie de irregularidades.

A continuación la declaración pública en extenso:

DECLARACIÓN PÚBLICA

El 18 de octubre del año 2019 dio inicio a algo que venía apareciendo desde hace mucho tiempo atrás.

El día 18 de octubre del año 2019 una joven secundaria saltó el primer torniquete, que derivó en una lucha imparable por la dignidad.

19 de Octubre en Antofagasta inicio del estallido social.

A través de históricas prácticas de manifestación realizadas por jóvenes, pobladores/as, estudiantes, trabajadores/as, niños y niñas, la protesta comenzó a alcanzar una fuerza imparable, representando a un pueblo cansado de la negligencia por parte del estado y cansado de un sistema que vulnera los derechos de las personas el día a día.

Bajo este contexto el gobierno respondió siempre de la misma forma, con represión, violencia, mutilaciones y muertes.

La acción que ejerció el gobierno para responder a las movilizaciones, fue armar a la institución de carabineros con la facultad de realizar persecución y detenciones arbitrarias a manifestantes solo por la razón de encontrarse en la calle luchando. Muchas noches las detenciones ilegales, realizadas con destino a las distintas comisarías de la ciudad de Antofagasta superaron las 30 personas por noche y entre ellas, algunos y algunas detenidas recibieron apremios ilegítimos, describieron situaciones de tortura e incluso violencia político-sexual.

Carabineros de Chile, avalados por la histórica impunidad que les ha otorgado este país, realizó un sin fin de faltas al protocolo, detenciones arbitrarias, amenazas y montajes que derivaron en controles realizados en tribunales y que obligaron a los manifestantes a pasar la noche detenidos, incluso sin presentar pruebas de algún delito.

Para el gobierno, la acción de carabineros y la militarización de las calles durante los primeros días del estado de emergencia no fue suficiente, ya que levantó leyes que vulneran los derechos legítimos a la protesta y a la libre expresión, con la intención de criminalizarla y derivar en detenciones graves, con arrestos domiciliarios nocturnos, totales, firmas mensuales y en algunos casos prisiones preventivas.

Las calles están pintadas de lucha y también manchadas de vulneraciones y acciones violentas ejecutadas por una institución que torturó y mató durante la dictadura y lo sigue haciendo desde 1990 en adelante. Una institución que hace un año atrás se encontraba gaseando poblaciones y mutilando los ojos de quienes luchaban por sus derechos y su dignidad.

Cabe destacar, que Carabineros de Chile, además vulneró derechos de niños y niñas, golpeándoles con lumas en sus cabezas, gaseando y disparando bombas lacrimógenas a sus casas, deteniéndolos al salir a la calle para escapar de las nubes de humo y gas pimienta, e incluso amenazándolos de muerte y de ejercer abusos sexuales. Ahora la institución actúa igual, sucia e impune, tanto así que un funcionario no dudó en lanzar a un menor de 16 años de un puente en Santiago.

Hoy, a un año de la revuelta llevamos miles de denuncias y querellas realizadas por manifestantes contra la institución de carabineros, y aún así, esta cantidad no representa el número de personas heridas durante las protestas.

Hoy, a un año de la revuelta popular, en Antofagasta hay 18 presos políticos, y 3 menores de edad, situación que se replica de manera similar en otras regiones del país. Los jóvenes se encuentran bajo la medida cautelar de la prisión preventiva, de los cuales algunos ya están condenados y otros arriesgan mas de 10 años de condena. De este número no están siendo considerados los jóvenes a quienes se les denegó el derecho al libre transito mediante la medida del arresto domiciliario.

Nosotrxs, como Agrupación por la Memoria Histórica Providencia, nos sumamos a las jornadas de protesta nacional, y hacemos un llamado a que, a un año de la Revuelta popular recordemos a nuestrxs presxs, quienes representan la lucha que se dio en la calle, hacemos un llamado a seguir gritando por la libertad de estos y estas jóvenes, porque no basta con aprobar un plebiscito del cual ellxs no van a poder formar parte, un plebiscito que nace en un acuerdo de paz que ignoró el trabajo que estaba realizando el pueblo, ignoró las asambleas y los cabildos levantados en todo el territorio y que además presentó la trampa de los 2/3, que representa el legado de Jaime Guzmán, y que ahora se transmitirá a la nueva constitución trabajada durante el Gobierno de Sebastián Piñera.

Hacemos un llamado seguir construyendo un tejido social que permanezca mas allá de un apruebo, denunciamos el actuar de carabineros y militares en el ayer y en el ahora.

Exigimos la entrega del Sitio de Memoria La Providencia, que a 5 años de su declaración como monumento histórico, sigue en manos de la misma institución que reprime, violenta, y mata en las calles.

Recordamos que Carabineros de Chile torturó y tortura, exigimos justicia para lxs muertoxs y desaparecidxs del ayer y en el ahora, en Antofagasta, Wallmapu y a lo largo de todo Chile.

Exigimos la libertad de los y las presas por luchar, y llamamos a seguir tomándonos el territorio que nos pertenece, a seguir gritando y golpeando la cacerola, porque el pueblo aún no tiene la dignidad que ayer exigía con creces en las calles.

Antofagasta, 19 de Octubre 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here