Patricia Romo, presidenta Colegio de Profesores de Antofagasta: “Nunca hemos tenido los suficientes artículos de higiene en las escuelas”

Lo que inicialmente comenzó con una paralización de clases por dos semanas, se ha ido prolongando hasta llegar a casi tres meses de confinamiento, donde profesores, estudiantes y apoderados han tenido que adaptarse a nuevos métodos de enseñanza online. Conversamos con Patricia Romo, presidenta del Colegio de Profesores de Antofagasta, para conocer cómo ha sido la experiencia y los principales desafíos a los que los docentes han tenido que enfrentarse en el contexto de la pandemia por el Coronavirus.

El Colegio de Profesores realizó una encuesta hace un par de días, contando con la opinión de 37.300 participantes, entre ellos apoderados (43,1%); profesores (35,3%); asistentes de la educación (6,4%); educadoras y técnicos en párvulos (3,8%); estudiantes y ciudadanos (7,8%). El 95% considera que los establecimientos no tienen las capacidades necesarias para evitar contagios frente a una posible vuelta a clases, mientras que un 50% cree que no hay condiciones para retomar la actividad en lo que queda de año 2020.

En este contexto, el sistema de clases virtuales no ha estado libre de falencias y críticas. Problemas de conectividad, falta de capacitaciones y herramientas, son algunas de las problemáticas más frecuentes.

¿Cuáles han sido los principales problemas con el formato de clases online y cómo se han afrontado?

Empezamos este proceso de pandemia sin la infraestructura tecnológica o de conectividad que nos permita hoy día que este tipo de educación pueda llegar a todos los estudiantes. Hay bastante desigualdad, ya sea por falta de instrumentos tecnológicos, como computador, o de conectividad, problema que incluso tienen muchos profesores. Muchas veces en escuelas y liceos tampoco contábamos con este tipo de recursos.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar de manera online? ¿Crees que es efectivo?

La modalidad sin duda es novedosa y contiene muchas nuevas herramientas. No ha sido del todo efectiva por la falta de pedagogía del efecto, que se da en el espacio de la sala de clases, y la interacción entre el docente y el estudiante, también por los problemas de implementación que comenté anteriormente.

¿Ha habido algún tipo de capacitación para sobrellevar de mejor manera el sistema online?

No ha habido capacitación de parte de la CMDS (Corporación Municipal de Desarrollo Social), tampoco alguna capacitación seria del Ministerio de Educación. Lo único que hubo fue una conferencia online del CPEIP (Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas), que sugiere algunas herramientas, pero nada serio. Esto ha sido auto aprendizaje.

¿Cómo ves el futuro respecto a la vuelta a clases?

Cuando las autoridades de la salud así lo indiquen, esto debe darse de manera paulatina y con todas las condiciones de higiene y seguridad. Respecto a esto, nos preguntamos si se va a contar con los recursos necesarios. Por ejemplo, una sanitización por escuela cada dos semanas sale dos millones de pesos, o si podremos contar con 4 millones de mascarillas para estudiantes y trabajadores a diario. Nunca hemos tenido los suficientes artículos de higiene en las escuelas, por eso dudamos de que esto sea así en caso de volver a clases.

¿Como ves la sustentabilidad del sistema online?

Si no hay capacitación, si no hay un aumento de conectividad e insumos tecnológicos para todos los estudiantes y docentes por igual, no veo que sea sustentable este sistema.

¿Ha habido irregularidades respecto a despidos?

Ha habido ciertas amenazas y anuncios ambiguos de parte de la CMDS. También ha habido bastantes situaciones irregulares a nivel nacional, sobre todo para los colegas que trabajan a reemplazo, a honorarios.

¿Cómo ha sido la recepción de los estudiantes?

Nuestros estudiantes y apoderados están buscando todas las herramientas para mantenerse conectados, pero esto no siempre es así. En la enseñanza media la recepción baja un poco en comparación a enseñanza básica, donde el apoderado tiene una mayor atención para estar al lado del estudiante, con todo lo que esto implica, porque entendemos que muchos tienen que trabajar.

Respecto a la responsabilidad de los padres en este periodo, ¿qué tan importante es el compromiso y cooperación de ellos en el aprendizaje de sus hijos en esta situación en particular? ¿Cuál es la mejor forma que tienen ellos de ayudarlos?

Respecto a la responsabilidad, el compromiso y la cooperación, es sumamente importante. Entendemos que esto tiene muchas dificultades, porque la situación es difícil. Hay mucha incertidumbre, depresión y temor. En algunos casos los padres fueron despedidos de sus trabajos. Hoy el eje central de la familia es poder estar bien y no estresados por algún contenido o por el criterio curricular. Entendemos que las familias están pasando por procesos difíciles, de ahí lo que el hijo pueda avanzar y aprender tiene que ver con los criterios propios de la situación familiar.

Related Post