El parlamentario por la región de Antofagasta y autor del proyecto que hoy toma el gobierno en su Reforma Tributaria, criticó la postura de BHP que amenazó con reevaluar sus inversiones en Chile de aprobarse la medida, postura que fue respaldada por el propio Consejo Minero.

“Las declaraciones de la compañía minera BHP y del propio Consejo Minero parecen destempladas y amenazantes respecto de llevarse las inversiones producto del proyecto de Royalty Minero, con cifras muy moderadas y razonables que el gobierno ha colocado. Parece que esta compañía no se ha dado cuenta de la desigualdad que tenemos en nuestro país y del aporte que se está pidiendo a aquellos sectores que no se les ha tocado y que aún tienen espacio para aportar y compensar lo que nunca han realizado”, indicó Esteban Velásquez (FREVS).

Al respecto, el parlamentario e integrante de la Comisión de Minería, explicó que “se debe tener presente que la minería afecta la extracción de recursos no renovables, entonces además de aplicar tasas corporativas regulares, como a cualquier actividad económica, creemos que las mineras deben realizar pago de un Royalty basado en las ventas, como ocurre de verdad en otros países y las compañías lo saben”.

“Sin embargo, se debe tener el talento e interés en buscar un punto de equilibrio en los gobiernos y contextos sociales y políticos, con un régimen fiscal atractivo para la inversión, permitir un retorno razonable al inversionista, pero también alcanzar mayores y mejores beneficios para el país y las regiones donde operan. Por tanto, a nuestro juicio, los montos que propone el gobierno son moderados y en la medida que salga del Congreso una buena propuesta para Chile, podremos seguir mirando con buenos ojos a estas compañías mineras, ‘que no abusen del lobby’”, agregó el senador.

Consultado específicamente por las declaraciones de BHP y el propio Consejo Minero, Velásquez recalcó que “nadie en su sano juicio pretende ahuyentar la inversión, por el contrario, Chile y especialmente el Norte Minero, están ‘al servicio de la minería’, las ciudades dispuestas para atender cada requerimiento de esta, a veces, depredadora industria”.

“Algunas declaraciones como las de BHP, que envía mensajes reevaluando inversiones, son un tanto destempladas. Chile y las regiones tenemos la obligación de defender nuestros intereses, por largo tiempo fuimos muy licenciosos. En Latinoamérica no hay ningún otro país que dé más certeza que Chile en este tipo de actividad económica y las mineras también lo saben. Estas compañías deben terminar de levantar tantos fantasmas enrareciendo el ambiente, eso puede resultar un boomerang. Más bien deben colaborar, pensando en los nuevos tiempos de bienestar que necesita Chile. No hay mayor incerteza y riesgo que la molestia en la ciudadanía”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here