Tras viajar a Uruguay al cambio de mando, el Presidente Piñera dio una polémica entrevista al programa Estado Nacional de TVN, en donde volvió a emplear un tono amenazante para referirse a las protestas sociales que se producen desde octubre del año pasado en todo el país.

El mandatario volvió a hablar de «violentistas» que «están dispuestos a destruirlo todo», reafirmando la necesidad de más represión, para lo cual insistió en reforzar a las policías y tener nuevas leyes para sancionar encapuchados y para lograr que las Fuerzas Armadas puedan defender la infraestructura crítica de las ciudades.

«Este nivel de violencia no era habitual» declaró el Mandatario asegurando que Carabineros «fue sobrepasado» en un principio, sin embargo, a la espera de nuevas movilizaciones durante marzo, afirmó que se ha fortalecido el equipo y entrenamiento tanto de uniformados como de la PDI.

Consultado por las graves violaciones a los Derechos Humanos que se han cometido durante el llamado estallido social, Piñera bajó el perfil a la situación, afirmando que se ha combatido la violencia «con todas las armas de la Constitución y la Ley», afirmando que algunos Carabineros «cometieron excesos, hicieron uso excesivo de la fuerza y todos los casos están en Fiscalía».

Sobre eventuales disturbios o una inesperada escalada de la violencia, Piñera señaló que «si yo estimara que nuevamente es necesario establecer un Estado de Emergencia para proteger el orden público, para proteger a mis compatriotas, lo vamos a hacer».

Estas palabras han sido duramente criticadas a través de redes sociales, debido al tono amenazante del Presidente, quien solo hizo énfasis en la violencia y en el orden público, sin referirse a las demandas sociales y a los temas de fondo que han motivado las masivas movilizaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here