El polémico nombramiento del hermano del presidente Sebastián Piñera como embajador en Argentina, sigue generando debate.

El día de ayer, el Gobierno decidió congelar esta designación, a la espera del pronunciamiento de la Contraloría General de la República, tras la presentación de una denuncia por parte de un grupo de parlamentarios.

El caso, en donde hay un evidente nepotismo, ha significado duras críticas hacia el presidente desde diferentes sectores, incluso desde su coalición.

Pero al nepotismo ahora se suma una nueva arista: los negocios del presidente, uno de los flancos más débiles de esta administración.

Según una publicación del portal Ciper Chile, Sebastián Piñera y su hermano tendrían importantes negocios en el país vecino, lo que sumado al nepotismo significaría además un conflicto de interés.

La publicación del reportaje de Ciper, realizada el 2016, fue compartida en sus redes sociales por el Diputado Leonardo Soto:

«El presidente Piñera y su hermano Pablo compartieron negocios en Argentina a través de sociedad alojada en Paraíso Fiscal. Además de ilegal por vínculo familiar, designación como embajador también mantiene dudas sobre sus conflictos de interés», señaló el parlamentario.

El artículo de Ciper indica que el 23 de marzo de 2004, Sebastián Piñera entró a la propiedad de Southern Cone Power Argentina S.A., controladora de Central Costanera, la mayor termoeléctrica del país trasandino. En la misma operación la empresa Bancard se hizo propietaria de un paquete de acciones Clase B de Central Costanera.

En esa compra, el actual presidente quedó como director suplente de Central Costanera y su hermano Pablo quedó como titular, según la publicación de Ciper.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here