Foto: www.nuevamineria.com

Las alarmantes cifras de desempleo que alcanzó la región de Antofagasta en la última medición del INE, llegando a un 10%, han causado preocupación en la población y han abierto nuevamente el debate sobre las causas de este fenómeno que golpea a miles de familias de nuestra zona.

El gobierno ha salido a explicar estas cifras atribuyéndolas a la mayor cantidad de personas que estarían buscando empleos e, incluso, a las bajas en los índices económicos producto de fenómenos climáticos y hasta los feriados.

En Regionalista.cl buscamos ir a las causas de fondo que explican estos números y conversamos con Martín Arias, PhD, Académico del departamento de economía de la Universidad Católica del Norte (UCN), quien nos entregó elementos que posibilitan una reflexión más profunda sobre la materia:

¿A qué podemos atribuir las altas cifras de desempleo en nuestra región?

Las altas cifras de desempleo en la región son persistentes desde que llega este gobierno. Y quizás si vamos un poco más atrás, con altos y bajos, se relacionan con el fin del súper ciclo del cobre, por allá por el 2011-2013. Mi visión es que esto tiene razones estructurales que van más allá de lo cíclico, de lo cíclico entendido como el precio del cobre, el precio del dólar, si hay una nueva inversión o no. Yo creo que el desempleo es algo estructural, porque el tejido productivo de la región es casi mono dependiente de la prestación de servicios básicos a la minería, que tiene que ver con alimentación, transporte, con una serie de cosas que no generan mucho valor y para las cuales no se necesita un capital humano muy avanzado.

¿En qué trabajan las personas en nuestra región?

Las personas que trabajan en la región, trabajan en sectores terciarios de servicios, que agregan poco valor y que se le prestan a la minería. Esos empleos por lo general están muy precarizados, están externalizados, subcontratados, reciben sueldos mínimos. Y son muy fáciles de terminar ante cualquier vaivén económico. Cuando baja la inversión, los sectores que primero comienzan a cortar estos empleos son los sectores donde están los trabajadores más precarizados. Las altas cifras de desempleo van a persistir mientras la región no diversifique su tejido productivo en la prestación de servicios más avanzados o la generación de productos más avanzados.

¿Y cómo se puede diversificar el tejido productivo?

Para eso se requieren políticas públicas bien dirigidas a generar esas capacidades. Dirigidas por el Estado. Tenemos aquí a Codelco, que es una de las empresas productoras de cobre más grandes del mundo, que es estatal. Y Codelco se está perdiendo en su rol de generar ese tipo de empleo o promover vínculos productivos con empresas proveedoras de la minería que justamente provean de esos servicios más especializados. Codelco  se podría utilizar para estimular la generación o la incubación de este tipo de empresas de servicios y de productos más avanzados. En síntesis, mientras el tejido productivo de la región sea híper especializado en la prestación de servicios que no agregan mucho valor y que dependen mucho de la minería, donde se encuentran trabajos híper precarizados, el desempleo va a persistir en la región.

¿Pueden mejorar las cifras de empleo las nuevas inversiones mineras que se anuncian?

La minería es una industria intensiva en capital. Es decir, utiliza más maquinaria, más camiones, bienes que sirven para producir otros bienes, en lugar de trabajo. La minería no utiliza mucho trabajo. Por eso, a pesar de que aumente la inversión en nuevos proyectos mineros, esas inversiones tienen un impacto relativamente poco significativo sobre el desempleo. Además, considerando la creciente robotización y automatización de la minería.

¿Cómo evalúas el manejo del actual gobierno en el tema?

Yo creo que el gobierno ha tenido falencias importantes en el manejo del empleo. Claramente, en mi opinión personal, muchas de las personas que tenemos hoy a cargo de la política regional, no se han sabido hacer cargo de este desafío, ya sea por falta de capacidades o quizás desconocimiento. Quizás el hecho del mismo centralismo del país le quite tanto poder a la figura del Intendente o del Gobierno Regional, impide que a nivel regional se tomen medidas con el fin de atender el tema del desempleo con personas capacitadas. No sólo se necesita, creo yo, un país descentralizado para que la nueva figura del Gobernador Regional pueda tomar estas decisiones, sino que se necesitan personas que estén capacitadas para ejecutar o pensar medidas políticas para sacar a la región del desempleo. Y lo que muestran las cifras persistentes de desempleo, lamentablemete nos llevan a pensar de que no se ha hecho mucho al respecto o es muy difícil que cambie la situación confiando en las autoridades actuales.

¿Y hay un impacto por los despidos en el servicio público?

Como han dicho muchas de las personas de este gobierno, se han eliminado muchos empleos públicos y, lo que es peor, se ha precarizado mucho a los empleados públicos, en el sentido de que se ha subcontratado en la figura de honorarios o contratas. Además, por la precarización en que se encuentran esos trabajadores, el año pasado nos encontramos con grandes despidos en la región de personas que estaban capacitadas y que estaban a cargo de programas que podrían haber ayudado algo a disminuir esta situación de desempleo. Ese es un tercer factor, la precarización de los empleados públicos y la continua situación de ser desvinculados del Estado.

¿Qué opinas de las promesas que se hacen en campaña de generar más empleo? ¿Es creíble que se prometa eso?

Sobre eso, siendo bien directo, si se hacen promesas se tienen que cumplir. A los gobiernos se les debe dar un periodo de gracia. Y ya llevamos más de un año. Entonces, ya es hora de pedir cuentas. La campaña del actual gobierno se basó en una campaña del terror de que si no salía Piñera esto se iba a transformar en lo que ellos llamaron Chilezuela. Entendiendo Chilezuela como una caricatura de lo que podía ser un gobierno de izquierda: Con desempleo, inflación, bajo crecimiento. Pero la segunda promesa fueron los tiempos mejores y generar más empleo. Ahí es cuando Piñera sale hablando en varias oportunidades diciendo que en el gobierno anterior él generó un millón de empleo y que por eso, en base a esa historia, él va a ser capaz de cumplir eso y mucho más. Pero lo que nos dicen las cifras ahora es que en realidad ese millón de empleos no fue creado por el gobierno de Piñera 1, si no que muchos de esos empleos fueron creados por las Pymes que son las que más proveen de trabajo, no solamente en Chile, si no en el mundo. Alrededor de un 80%. Además, ese dato del millón de empleos no refleja la calidad de ese empleo. ¿De qué sirve tener más empleo si estamos teniendo trabajadores precarizados en condiciones miserables? Como los trabajadores a honorarios del Estado que cumplen todas las funciones de un trabajador de planta, pero no tienen ninguno de los beneficios como bonos, salud, nada. Finalmente este dato es un petardo que tira el gobierno, pero no es así.

¿Y qué indican los datos?

Los datos indican que el desempleo ha persistido. Y aparecen las típicas excusas que son súper cuestionables y llaman mucho la atención, porque vienen de personas que hicieron doctorados en Harvard, como el ministro Larraían, como el mismo Sebastián Piñera y gran parte de su gabinete que estudió en el extranjero. Llama la atención que a veces se le echa la culpa a nivel nacional a los feriados, incluso al mal clima. Y aquí a nivel regional se le echa la culpa a la incorporación de fuerza inmigrante o que hay más personas buscando empleo. A ver, la promesa fue bajar la tasa de desempleo, tiempos mejores dijeron. ¿Y qué implican tiempos mejores? Primero, empleo. La gente necesita estar trabajando, no solamente por un tema de ingresos, si no por un tema de salud mental y dignidad. Y estar trabajando en mejores condiciones.

Y eso no se ha cumplido…

El gobierno ha fallado miserablemente en cumplir su promesa, en bajar el desempleo a menos de dos dígitos. Hay que entender que un desempleo de más de dos dígitos es escandaloso. No es malo, es muy malo. Si el desempleo persiste sobre el 10% estamos muy mal. Se ha castigado a las mujeres en la región, donde la tasa de desempleo femenino es considerablemente mayor que la de los hombres. Entonces no solo el gobierno no ha cumplido su promesa de disminuir el desempleo, si no que también vemos que continúa la tendencia a la precarización laboral. Y de nuevo vuelvo al punto de los despidos que hizo el gobierno el año pasado, muchos trabajadores a honorarios. Seremis acusados de despidos injustificados, varios escándalos de acoso laboral. Entonces, si tenemos un gobierno que ha sido continuamente cuestionado por cómo trata a sus mismos trabajadores, ¿qué podemos esperar de ese gobierno? No podemos esperar mucho. Es triste, pero lamentablemente hace sentido que el desempleo sea tan alto y que existan pocos avances por bajar este desempleo, teniendo un ejército de economistas especializados en el extranjero para resolver el problema.

¿Y a qué se debe esto?

Esto nos puede llevar a la hipótesis, que es mucho más estructural, que es que quizás ellos sí han tratado o están tratando de resolver el problema, pero sus supuestos neoliberales básicamente ya no sirven. Ya no sirve tratar de bajar el desempleo liberalizando el mercado laboral o facilitando el hecho de que personas jubiladas trabajen un par de horas a la semana y con eso se esconden las cifras de desempleo. Quizás las recetas neoliberales no sirven en este contexto y hay que empezar a pensar en alternativas como las que decía otro economista, Joseph Stiglitz, como las cooperativas.

1 Comentario

  1. Fue bien inspirada la iniciativa de entrevistar sobre esta situación tan sensible, el desempleo en la región, al Sr. Profesor M. Arias. Salta a la vista que se trata de un intelectual que habla sobre el tema con conocimiento de causa, concreto y humano. El neoliberalismo es heredero del liberalismo, y el liberalismo, desde John Locke hasta hoy y pasando por aquel de casi todos los países europeos, ha sido ambiguo y hasta contradictorio en la manera de concebir la libertad. El liberalismo o bien promueve la libertad individual del laissez faire donde se le declara la guerra al Estado, o bien promueve la libertad de desarrollar las potencialidades del ser humano, y en ese caso el Estado protector y regulador es indispensable: ser libre significa hacer lo que moralmente se impone por el bien de todos. Por eso en algunos países y en algunos períodos el liberalismo ha sido de izquierda. Por su parte el neoliberalismo mundial actual y del gobierno chileno es el de la economía de libre mercado donde el ser humano no es un fin en sí, casi no cuenta; no tiene ninguna defensa contra la acumulación de la riqueza y del poder en las manos de unos pocos. Así se explica que en Europa y en EEUU el neoliberalismo produzca hoy sea una gran cesantía, como en Francia, sea poca cesantía como en EEUU, Gran Bretaña y Alemania, pero conseguida solo gracias al altísimo porcentaje de trabajadores pobres: he ahí la alternativa infernal del neoliberalismo. Muchas personas, casi todas por ignorancia o desorientación, siguen eligiendo gobiernos que van contra sus propios intereses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here