Las históricas elecciones del 15 y 16 de mayo pasado no sólo estuvieron marcadas por el amplio triunfo de los independientes y sectores críticos del modelo económico, sino que también por el castigo a los partidos políticos tradicionales y la derrota contundente de Chile Vamos, quienes no lograron asegurar el tercio de delegados en la Convención Constitucional. Como consecuencia de estos resultados, la mañana del lunes 17 de mayo la bolsa de Santiago sufrió su mayor caída desde marzo del año pasado.

El Índice de Precio Selectivo de Acciones (IPSA), principal indicador de la bolsa de Santiago, tuvo un descenso de 9,3% luego de las elecciones, el cual ha sido el mayor retroceso desde marzo de 2020, perdiendo todo lo que había rentado durante los primeros meses de 2021 y convirtiéndose en la plaza bursátil más castigada a nivel mundial.

Algunas de las acciones más afectadas por este descenso fueron CMPC (-10,17%), Colbún (-8,77%), Copec (-6,88%), BCI (-6,78%), Santander (-6,40%), Cencosud Shopping (-6%), Enel Chile (-6%), Falabella (-5,97%), Mall Plaza (-5,76%) y ECL (-5,25%).

Incertidumbre

A raíz de esto, desde el sector oficialista, grupos económicos y grandes empresarios, señalan que existe una “incertidumbre”, puesto que con la derrota de Chile Vamos no podrán impedir eventuales cambios en el modelo económico que está vigente en el país.

En este sentido, Jan Cademartori, académico economista de la Universidad de Antofagasta, señaló que hay menos incertidumbre que antes de las elecciones. “Está claro que habrá cambios en Chile y que las tasas de ganancia exageradas que han tenido algunos grandes grupos empresariales, que por cierto, tienen un poder casi monopólico en los mercados, van a tener que menguar en alguna medida. Lo que generalmente piden los empresarios es que las reglas del juego estén claras, ellos son capaces de adaptarse, es la naturaleza de la actividad empresarial”, precisó.

¿Cambios en el modelo económico?

Francis Espinoza, PhD en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, afirmó que esta situación no es nueva, ya que el mercado suele dar señales políticas respecto a su aprobación o desaprobación en la gobernanza, cada vez que hay cambios en el status quo y en la estabilidad política de la Nación- Estado.

“Se comportan de esta manera porque no pueden proyectar mejores condiciones del mercado en un contexto incierto, es algo normal, pero también es una señal política que dan, incluso para presionar en términos de toma de decisiones. Hay toda una discusión de terror en el comportamiento del mercado, sin embargo, tarde o temprano vuelve a entender las lógicas de decisión política o de direccionamiento político”, indicó.

En esta misma línea, la directora del Departamento de Economía de la Universidad Católica del Norte, Yasna Cortés, señaló que lo ocurrido el lunes ‘post-elecciones’ es meramente especulativo y lo más probable es que sea una reacción a corto plazo. “Debemos recordar que durante el plebiscito de 1988, la bolsa de valores de Santiago reaccionó de la misma forma un día después de las elecciones. Sin embargo, esas mismas empresas que vieron reducido el valor de sus acciones, obtuvieron beneficios por el crecimiento económico que generó el país con el retorno a la democracia”, explicó.

Por su parte, Manuel Pérez, director Académico del Magister en Gerencia Pública y Desarrollo Regional, agregó que “lo de la bolsa es un acto de incertidumbre, pero a largo plazo creo que el proceso constituyente va a generar un aporte positivo, yo no veo que Chile vaya a tener un tipo de afectación en su capacidad de crecimiento, todo lo contrario. ¿Acaso tú has visto tu salario reducido porque la bolsa se ha caído? Esto le afecta a los ricos, a las grandes empresas y dueños de acciones, no a la mayoría de los ciudadanos, así que ese miedo no tiene sentido, los pocos ricos no pueden estar condicionando el desarrollo de los demás”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here