Foto: Archivo www.colegiomedico.cl

Impacto generó en la comunidad antofagastina el estudio de un grupo de científicos de la Universidad de Antofagasta y de otras instituciones, incluyendo el Colegio Médico, quienes determinaron que el polvo negro que es visible en calles, casas y edificios del sector central de la ciudad y algunos de los metales que contiene, se originan en el Puerto de Antofagasta, es decir, son producto de la actividad humana.

Y no sólo eso: El análisis también concluyó que las altas concentraciones de variados elementos, son altamente perjudiciales para la salud de las personas, por lo que urgen medidas inmediatas para resguardar la salud de quienes se ven expuestos a estos compuestos.

Regionalista.cl revisó algunas de las principales recomendaciones del estudio, en relación a las medidas o cursos de acción que se deben adoptar ante la grave situación ambiental.

En el corto plazo, el informe recomienda realizar una discusión con los reguladores y grupos relevantes en la industria, en relación a los resultados del estudio y su efecto en la salud de las personas.

«Los desarrollos potenciales y negocios en proximidad al puerto de Antofagasta, debieran ser conscientes del riesgo de contaminación. Las casas y los niños viviendo cerca del Puerto de Antofagasta debieran ser limpiados constantemente para evitar el consumo de polvo», indican.

En el largo plazo, el informe señala que se debieran adoptar regulaciones más estrictas a nivel nacional o regional para reducir la contaminación de polvo. Además, recomienda que negocios, escuelas y desarrollos potenciales, cercanos al puerto, debieran implementar estrategias de largo plazo para minimizar la exposición al polvo contaminado.

Por otra parte, los expertos indican que los acopios polimetálicos y concentrados de cobre no debieran permanecer en el puerto de Antofagasta por un periodo prolongado. Asimismo, se debiera invertir en entrenamiento médico e infraestructura para remediar apropiadamente los impactos en salud.

Otra de las recomendaciones del estudio dice relación con la necesidad de considerar la implementación de un programa de monitoreo en tiempo real y un laboratorio de geoquímica de buena calidad para mejorar la cuantificación de elementos contaminantes en el polvo de Antofagasta.

Los resultados de este estudio vuelven a poner sobre la mesa el grave problema de contaminación que vive Antofagasta y que los distintos gobiernos regionales, de todos los colores políticos, no han sido capaces de resolver.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here