Diversas organizaciones sociales y autoridades de gobierno criticaron duramente las palabras del diputado del Partido Republicano (ultraderecha), Cristóbal Urruticoechea, quien señaló que “una mujer que ha sido violada y aborta no se ‘desviola’ ni física ni moralmente”.

Estas brutales palabras, propias de la edad media, fueron pronunciadas en el marco de la presentación de un proyecto de ley que busca la derogación del aborto en dos de su tres causales legalizadas. La iniciativa fue lanzada por los parlamentarios Cristóbal Urruticoechea y Harry Jürgensen.

Urruticoechea señaló que “hay múltiples formas de salvar la vida que se engendra dentro del vientre de una mujer que ha sido violada, tal vez una de las causales con más lógica para algunos. Al violador todas las penas que existen y más, pero al inocente, vida. Por lo demás, una mujer que ha sido violada y aborta no se ‘desviola’ ni física ni moralmente”.

La propuesta, además, pretende penalizar y perseguir a quienes “promueven, difundan o promocionen servicios de abortorios, cualquiera sea su denominación, o de productos o servicios que sirvan de medio”.

Ante estas declaraciones, la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Antonia Orellana, respondió en su cuenta de Twitter diciendo que “desde cualquier posición ante los derechos sexuales y reproductivos, lo mínimo es que un legislador maneje conceptos básicos”.

“Básicos como que las mujeres somos personas, no objetos a los que se les ‘des-hace’ algo”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here