En estos días de cuarentena para prevenir contagio de coronavirus, es normal que la ansiedad aparezca en algunas personas y comiencen a comer a destajo. En este contexto, Vanesa Cuturrufo, nutricionista de Clínica Bupa Antofagasta, explicó que existe un estrecho vínculo entre la ansiedad y la alimentación.

La profesional señaló que “la inquietud por comer a todas horas, la sensación de hambre o de comer de manera continuada, revelan una situación de desorden emocional”. Añadió que, junto al estrés, la ansiedad es uno de los estados emocionales que más repercute sobre nuestra forma de alimentarnos.

Estos desarreglos en la alimentación, detalló Cuturrufo, se caracterizan principalmente por sentimientos de angustia, inquietud, preocupación y a veces, también por la sensación de apetito por determinados productos. En ese sentido, precisó que la ansiedad conduce a ingerir alimentos calóricos de forma compulsiva, fuera de horas y en exceso. “Estas prácticas hacen que las personas consigan un efecto tranquilizador”, agregó.

Para combatir este trastorno alimenticio, la experta sugirió intentar diferenciar el hambre de la ansiedad, además de respetar los horarios de comida. Esto incluye realizar cinco comidas al día.

También instó a consumir alimentos ricos en fibra. “Estas comidas nos hacen sentir saciados y por lo tanto, con menos ansiedad. Las legumbres, el pan integral, la pasta integral, el arroz integral son algunas de ellas”, detalló.

A su vez, la nutricionista de Clínica Bupa Antofagasta, recomendó realizar actividad física en la casa. “Hacer ejercicio es un aliado frente a la ansiedad, sobre todo si se realiza en la franja horaria en la que tengamos más ganas de picotear, puesto que la liberación de endorfinas produce sensación de bienestar”, puntualizó.

Asimismo, llamó a evitar la ingesta de alimentos excitantes, como el café, el té o el chocolate, debido a que estos aumentan los niveles de adrenalina y ansiedad. Además, recalcó la importancia de la respiración a la hora de combatir estos desórdenes emocionales. En ese aspecto, recomendó la práctica de técnicas de relajación o yoga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here