En noviembre de 2017, la Fundación Terram solicitó al Ministerio del Medio Ambiente (MMA) iniciar el proceso de revisión de la Norma de Emisión para Centrales Termoeléctricas (NECT) del Decreto Supremo N° 13 de 2011, el cual, según la Ley N° 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente y el Decreto Supremo N°38 de 2013, debe ser revisado cada cinco años.

Sin embargo, esta solicitud fue rechazada por la institución, efectuando a juicio de Fundación Terram una interpretación errónea de la norma. Por ello, el 21 de agosto de 2018, la organización ambiental solicitó a la Contraloría General de la República emitir un pronunciamiento sobre este tema.

Finalmente la respuesta llegó el pasado 3 de febrero, mediante el Dictamen N°2.737, documento en que el organismo contralor confirmó que este proceso debió haberse iniciado en 2016 y que, por lo mismo, el Ministerio de Medio Ambiente deberá iniciar, en un plazo máximo de 60 días, el proceso de revisión de dicha normativa.

Desde la Fundación Terram valoraron esta decisión, considerando que la Contraloría les dio la razón y recordando que «esta norma regula las emisiones de Material Particulado (MP), Óxidos de Nitrógeno (NOx), Dióxido de Azufre (SO2) y Mercurio (Hg) de las centrales termoeléctricas en general, lo que incluye unidades térmicas a carbón».

«Los contaminantes que emiten estas centrales han afectado principalmente la calidad de vida de los habitantes de las Zonas de Sacrificio que existen en Chile -Tocopilla, Mejillones, Huasco, Quintero-Puchuncaví y Coronel- y siguen al día de hoy afectando su salud y su ambiente de manera sistemática», agregaron.

«La Contraloría ha dado un plazo de 60 días para que el Ministerio comience el proceso de revisión de la normativa en cuestión. Desde Fundación Terram enfatizamos que este proceso es aún más urgente que en 2017, cuando sugerimos por primera vez al Gobierno dar inicio a este asunto. Por lo tanto, exigimos al Ministerio dar la mayor urgencia a este tema que lleva casi cuatro años de retraso», indicaron.

Terram recalcó que el dictamen de Contraloría solo obliga al Ministerio de Medio Ambiente a dar inicio al proceso de revisión de la Norma de Termoeléctricas, por lo que esperan que, debido a la situación de las Zonas de Sacrificio, «su trámite conlleve un corto plazo de duración, para que los habitantes de estos territorios cuenten con una normativa que en algo contribuya a proteger su calidad de vida en el mediano plazo».

«Es por lo anterior que exigimos al Ministerio de Medio Ambiente que la revisión de la NECT no solo se realice en el más breve plazo, sino que también se ajuste a los parámetros de emisiones para termoeléctricas que posee la Unión Europea, a modo de alcanzar los estándares ambientales recomendados por la Organización Mundial de la Salud para normas de calidad ambiental», concluyen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here