El viernes 20 de noviembre asumió el nuevo general de zona de Carabineros de la región de Antofagasta, Gonzalo Castro Tiska. La ceremonia se realizó al interior del ex centro de detención La Providencia, utilizado durante la dictadura para interrogar y torturar a prisioneros políticos en la capital regional.

El nuevo jefe de zona de la policía uniformada inició su «gestión» mostrando una mano represora, con una fuerte arremetida de las Fuerzas Especiales de Carabineros durante las últimas movilizaciones realizadas esta semana en Antofagasta.

Los reportes dan cuenta de numerosas detenciones ilegales, golpizas, participación de carabineros infiltrados y el uso indiscriminado de carros lanza aguas y carros lanza gases en distintos puntos del centro de la ciudad y en distintas poblaciones. También se denunció el amedrentamiento hacia comunicadores y prensa independiente, con el lanzamiento de gas pimienta.

¿Quién es Gonzalo Castro Tiska?

Egresado el año 1992 de la escuela de Carabineros, Castro ha cumplido funciones en unidades operativas territoriales y especializadas, tales como el Grupo Guardia de Palacios, Grupo Escolta Presidencial, Departamento de Protección de Personas Importantes, Escuela de Carabineros, Escuela de Suboficiales y Prefectura de Radiopatrullas.

Entre diciembre de 2018 y enero de 2020, Gonzalo Castro cumplió una «misión diplomática» en Italia como agregado, pasando más de un año en Europa con todos los gastos pagados, sin que se conozca el resultado concreto de esa destinación. Luego asumió la jefatura de gabinete de la Subdirección General de Carabineros antes de arribar a Antofagasta.

Polémico episodio

Según informó La Izquierda Diario, el general fue el responsable de una bullada situación hace tres años, en medio del revuelo causado por la investigación en el caso Paco Gate. En la oportunidad, el funcionario de Carabineros Roberto Gatica comento a través de su Facebook personal que «los sres. oficiales se roban cerca de 9 mil millones de pesos y son llamados a retiro (o sea se van con todos sus beneficios) y los carabineros que se les arrancó un detenido por orden de aprehensión vigente se les da de baja sin derecho a que se termine el sumario”.

Según el medio, luego de emitido este comentario fue el mismo Gonzalo Castro quien recogió la información y fundó una medida disciplinaria de cinco días de arresto -rebajada posteriormente a tres- por formular «graves cuestionamientos a la estructura doctrinaria institucional y su alto mando«.

Desde ese episodio Castro recibió el apodo de «sapo» entre los funcionarios policiales, quienes advierten que el funcionario se caracteriza por informar cualquier situación a sus superiores, buscando siempre codearse con autoridades y altos cargos jerárquicos en la institución y en el poder político de turno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here