La Comisión de Vivienda del Consejo Regional (CORE) aprobó $114 millones de pesos para el desarrollo de un estudio que permitirá evaluar la potencialidad de ocupación de los terrenos del borde cerro de la comuna de Antofagasta. Esto, considerando que en los últimos años el número de asentamientos ilegales ha crecido considerablemente en dicho sector.

Lo anterior ha propiciado que muchas familias hoy residan en zonas que presentan condiciones no aptas para el uso habitacional, principalmente por situaciones geográficas de riesgo, por estar fuera del radio operacional de las sanitarias y por la presencia de basurales que tienen contaminado el entorno.

En ese sentido, la consejera regional y presidenta de la comisión de Vivienda, Katherine San Martín, señaló que «los recursos aprobados van a hacer cargados al convenio Minvu-Gore denominado Más Viviendas, Mejores Barrios, con la idea de levantar un estudio que sea acotado en el tiempo, o sea, no más de siete meses, a objeto de dar respuestas y saber qué hacer con aquellos asentamientos que están fuera de norma. Además de tener claridad si en estos lugares se van a instalar, por ejemplo, plazas, parques o nuevas viviendas».

Asimismo, el consejero regional e integrante de la comisión de Vivienda, Guillermo Guerrero, agregó que «con el estudio vamos a tener claridad de cuantos terrenos están disponibles para construir viviendas sociales, permitiendo ordenar el panorama. En conclusión, tendremos cifras claras de cuánto invertir, cómo invertir y dónde, porque con ello queremos entregar tranquilidad a la gente que habita actualmente en el borde cerro de la ciudad».

Diagnóstico

El estudio deberá concentrar antecedentes técnicos, de arquitectura, ingeniería y paisajismo que permitan plantear una adecuada solución, ya sea de ocupación o de cierre definitivo, para sentar las bases de una transformación real del borde cerro de Antofagasta. Es decir, proyectar obras que le cambien la vida al entorno del cerro y entreguen mayor seguridad, por medio de obras de mitigación en áreas de riesgo u obras de carácter urbano o habitacional.

Paralelamente, se realizará un anteproyecto para establecer las intervenciones necesarias en los sectores que determine el estudio, considerando variables de uso de suelo, ingeniería, topografía, planes de erradicación y participación ciudadana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here