EN MEDIO DEL ESTALLIDO SOCIAL SE CONOCEN LOS NOMBRES DE LOS AFECTADOS POR LO QUE HOY EL PUEBLO CHILENO QUIERE CAMBIAR. UNA DE ESAS PERSONAS ES MARÍA GARRIDO, UNA MUJER QUE DEBIDO A DEUDAS MÉDICAS DERIVADAS DE UNA NEGLIGENCIA PODRÍA PERDER EL HOGAR DONDE VIVE CON SU HIJO.

María Garrido es una mujer (49) que hace 17 años llegó a Antofagasta desde Santiago. No tiene familia en la ciudad, pero tiene tres hijos y actualmente vive con el menor de ellos, de 17 años. Hace tres años se sometió a una cirugía de extirpación de miomas, a cargo del Doctor Gregorio Evans, en la clínica Las Cumbres del Norte, que se trasformó en múltiples intervenciones, resultado de una negligencia médica.

Según el relato de la mujer, en quince días le realizaron «tres cesáreas». La primera, al día siguiente ya presentaba signos de una infección, que había sido provocada dentro del quirófano, situación que hasta el día de hoy no ha sido sanada en su totalidad.

El médico, para explicarle la situación, tras las interrogantes de cómo había llegado hasta ese estado, le dijo: «Te voy a decir lo que pasó y te voy a hablar con las palabras para que tu me entiendas lo que realmente te pasó: Tú te infectaste con caca y ni siquiera caca tuya».

Garrido cuenta que el doctor le explicó a su madre cómo realizar los procesos de curación, incluyendo como inyectar antibióticos, para posteriormente desligarse de ella.

«Nunca pensé que esto me iba a pasar, porque si no, yo no me opero, porque me operé en una clínica, pagué 2 millones 800 y los bonos (dos) me salieron 540 mil pesos. Aparte de sacarme los miomas, me sacó el útero, los ovarios, me sacó todo, sin autorización mía», relató.

Gracias a la ayuda de una amiga, el doctor Ernesto Herrera llegó a la casa de María y la atendió sin costo: «Me venía a ver todos los días, pero todo gratis, y él me mandó un psicólogo, amigo de él, que también me hizo gratis todas las sesiones», recordó. El diagnostico fue depresión mayor, además de un trastorno de ansiedad post traumática.

A los seis meses de padecer las consecuencias de esta situación, donde no podía trasladarse con normalidad, el abogado Francisco Leppes López apareció en su puerta para ofrecer su asesoría: «Ellos me dijeron que iban a tomar mi caso, y yo les dije, ¿qué caso?, y me explicó que lo que me pasó fue una negligencia médica y ahí recién vine a tomar conciencia de lo ocurrido. Desde la clínica me llamaron muchas veces, para ofrecerme plata, pero ya había iniciado el trámite con los abogados», indicó.

La señora María, a consecuencia de las múltiples intervenciones quirúrgicas, tomó la decisión de empeñar su casa en la Financiera Emprenor, la que hoy la mantiene en la incertidumbre, debido a que el día 13 de noviembre saldría la resolución de rematar su propiedad en el diario oficial y el día 28 del mismo mes sería la subasta. Por su condición de salud actual, donde no puede realizar esfuerzo o mantenerse de pie por mucho tiempo, no ha podido trabajar para poder pagar la totalidad de las cuotas de 650 mil pesos mensuales. Actualmente vive en base a la cooperación de su familia y los padres y apoderados del curso de su hijo menor.

María Garrido hace un llamado a Emprenor para extender el plazo a la espera de la resolución de su demanda en contra de la Clínica Cumbres del Norte y el Doctor Gregorio Evans.

«Lo que yo necesito más que nada es tiempo, porque si me sale lo de la operación, yo pagaría la casa entera. La niña de Emprenor me dijo que me iba a bajar la letra a 300 mil para que estuviera tranquila, y cuando volví ella me dijo que no, en mi cara me lo negó. Ellos no entienden, no esperan. Ella sabe mi caso, sabe que no es que no haya pagado porque no haya querido», afirmó.

Durante las próximas semanas la Corte Suprema tendrá la resolución final, pero mientras tanto María solo espera un milagro que la ayude a no perder su hogar.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here