La comunidad estudiantil de la Escuela «Darío Salas Díaz» D-75 de Antofagasta quiso celebrar de una forma distinta sus 73 años de vida y de contribución a la educación pública. Esta vez, los diferentes estamentos decidieron entregar un regalo a la ciudad a través de la habilitación de una ecoplaza realizada por los mismos padres y apoderados de esta unidad educativa.

Esta iniciativa consiste en la recuperación de un espacio de más de cien metros de longitud ubicado en calle Poupin, entre Avenida Argentina y Matías Rojas, en donde se ubica el acceso lateral de esta escuela, lugar en el que se instalaron creativos maceteros utilizando cajones de tomates, neumáticos, latas y botellas plásticas, residuos domiciliarios que fueron reutilizados y que entregan un poderoso mensaje al estudiantado respecto del cuidado del medio ambiente.

A ello se suma la arborización del sector y la instalación de diversos elementos ornamentales creados por los mismos padres y apoderados, quienes durante una semana trabajaron fuera de sus horarios laborales en la habilitación de este espacio.

Adriana Silva, directora del establecimiento, explicó que este año la temática del aniversario fue el medio ambiente y la recuperación del entorno, por lo que «a raíz de ello se les asignó a las diferentes alianzas un espacio en el cual si bien había arbolitos, hacía falta hermosearlos y por ello los apoderados junto a sus profesores gestionaron esta actividad teniendo como base el hermoseamiento y el reciclaje».

Vanesa Cortés, mamá de una de las candidatas a reina del aniversario, reconoció estar «feliz de haber participado en este proyecto tan bonito que nos ayuda a hermosear más la ciudad». Mientras que Inger Díaz, ex alumna y apoderada de la escuela, contó que la «idea fue hacer un jardín utilizando elementos reciclados, para lo cual ocupamos neumáticos, cajones de tomate y viendo por internet pudimos replicar los modelos que hoy aquí se exhiben». En tanto, don Juan Rojas, enfatizó que «gracias a los tutoriales pudimos crear estos elementos con materiales reciclables».

Si bien el cuidado de esta ecoplaza está a cargo de la misma comunidad educativa de la Escuela Darío Salas, los impulsores de la idea hicieron un llamado a los vecinos del sector de calle Poupín para que preserven este espacio, pensado especialmente en el disfrute de la comunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here