El Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta acogió a trámite la demanda presentada en contra de Minera Escondida por el Consejo de Defensa del Estado (CDE), “por el daño ambiental continuo, acumulativo, permanente e irreparable del Salar de Punta Negra”.

El CDE establece en su demanda que el daño ambiental causado se funda en siete aspectos: Disminución severa de los niveles del acuífero del salar, lo que compromete su regeneración; el deterioro o menoscabo del sustrato salino; la pérdida total o parcial de los bofedales y su vegetación; la pérdida del ecosistema particular del salar; la modificación o pérdida del hábitat, lo que afecta a la fauna; la pérdida de servicios ecosistémicos y la pérdida de biodiversidad.

El Consejo de Defensa del Estado advierte la conducta de la empresa de “mantener una extracción permanente y continua de agua fresca subterránea proveniente del acuífero del salar para satisfacer las necesidades de sus faenas mineras entre los años 1990 a 2017”.

“Dicha extracción sostenida fue tal que el acuífero no podrá recuperarse por sí solo en un orden de 100 años», lo cual ha provocado a su vez un impacto significativo sobre la flora, fauna y biodiversidad del sector.

Otro de los aspectos relevados en la demanda es que hasta el año 2017 (fecha en la cual se cesa la extracción de agua) a lo menos cinco proyectos o actividades de la empresa contemplan el uso de aguas extraídas desde campos de pozos ubicados en el salar, los que tenían Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable, no obstante “en ninguno de ellos se reconocen ni evalúan los impactos significativos sobre el componente hídrico, ni tampoco medidas de mitigación o compensación asociadas”.

Para el Consejo de Defensa del Estado, si bien la empresa históricamente hizo uso de sus derechos de aprovechamiento de aguas previamente constituidos, ello no evitó que la extracción causara un menoscabo o deterioro significativo sobre el acuífero del salar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here