Inseminación artificial, fertilización in vitro (FIV) y la ovodonación son algunos de los tratamientos de reproducción asistida a los que pueden optar aquellas parejas o personas infértiles que deseen formar una familia. Esto, dado que, según datos entregados por el Ministerio de Salud, se atienden anualmente 250 parejas que sufren de infertilidad.

El 26 de abril se conmemoró el nacimiento de la bióloga británica Anne McLaren, quien dedicó su vida al estudio y desarrollo de la técnica conocida como ‘fertilización in vitro’. Fue después de 20 años, específicamente en 1987, cuando nació la primera niña fruto de dicha práctica reproductiva, quien tendría por nombre Louise Brown. La técnica en ese entonces produjo arduos debates sobre cuál es el origen de la vida, pues desde el descubrimiento en adelante, quienes tenían problemas para concebir bebés podían considerar la opción de diversas terapias para convertirse en padres y madres, siendo heterosexuales u homosexuales.

Tratamientos de reproducción asistida (TRA) para la infertilidad

Las técnicas que son consideradas como tratamientos de reproducción asistida son aquellas que facilitan o permiten que las parejas infértiles, personas solteras, mujeres de avanzada edad y parejas del mismo sexo puedan tener la opción de tener hijos/as. Estas incluyen la fertilización in vitro, la manipulación de embriones, además de la congelación de ovocitos.

“Hay causas que pueden ser de la mujer, del hombre o de la pareja en conjunto. Existen categorías para definir la causa de la infertilidad, estas pueden ser de la mujer -es decir causas uterinas, endometriales- como también del hombre, en donde tiene que ver el estudio espermático o causa desconocida, que es la que más se observa últimamente”, señaló la matrona especialista en Ginecología con mención en Medicina Reproductiva, Melissa Córdova Briones.

En Chile, las parejas podrían resolver su infertilidad con tratamientos de baja complejidad, los cuales contemplan inseminación intrauterina, que consiste en la estimulación ovárica, o tratamientos de alta complejidad, que corresponde a la fertilización in vitro; manipulación de gametos, es decir, óvulos y espermatozoides; además de la estimulación de folículos. No obstante, aproximadamente 20 mil parejas podrían requerir un tratamiento de alta complejidad.

Efectividad en Chile

“Un diagnóstico adecuado y oportuno es fundamental para los resultados, considerando que el tiempo de infertilidad y la edad de la mujer, son los factores más importantes para conseguir un embarazo”, explicó el director de la clínica IVI de Santiago y presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva, doctor Carlos Troncoso.

El porcentaje de efectividad va a aumentar por la cantidad de veces que se realice el intento del tratamiento. Por ejemplo, según IVI, una clínica especializada en reproducción asistida, al tercer intento respecto a FIV y Ovodonación, se obtuvo un 90,21% y un 95,32% respectivamente.

Según el Primer informe de salud sexual y reproductiva y derechos humanos, otorgado por la Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva, los TRA han dado vida a más de 5.500 bebés en el país desde 1990.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here