Fundada el 29 de septiembre de 1843 por el ciudadano francés Domingo Latrille Loustauneau, Tocopilla celebró un nuevo aniversario este domingo, en medio de desfiles, shows artísticos y la visita de los tradicionales centros de hijos repartidos por todo el país e incluso el mundo.

Hoy la comuna portuaria atraviesa un momento de incertidumbre que no es nuevo, pero que actualmente ha abierto un debate acerca de las perspectivas económicas y de desarrollo que tiene la ciudad.

Los graves índices de contaminación y cáncer, sumados a los acuerdos internacionales para reducir las emisiones de efecto invernadero, han propiciado un cronograma de cierre de las centrales termoeléctricas en todo Chile y en el mundo entero. La comuna de Tocopilla, cuya economía depende en una parte significativa de estas industrias, ha visto con preocupación el impacto en el empleo que esto puede traer.

«Lo que espero para Tocopilla es la independencia económica, a través del turismo sustentable y el desarrollo cultural y patrimonial. Además de mejoras en la conectividad local y fortalecer el rol participativo de la comunidad», indicó el concejal Jonnathan Ortiz, esbozando algunas propuestas para enfrentar el actual escenario.

Por su parte, la Consejera Regional María Ramírez destacó los 176 años de historia del puerto, relevando que Tocopilla «es una comuna solidaria, que tiene memoria, que tiene amor, tiene respeto y también alegría».

«En estos momentos estamos pasando por un tema complicado de cesantía. Pero creo que el próximo año va a ser mejor. El gobierno va a tener que ponerse las pilas en generar más empleos, a partir de los proyectos que están aprobados y que todavía no han sido ejecutados. Es una realidad que hay que cambiar urgente. La comuna de Tocopilla necesita tener más fuentes de empleo, para que nuestras familias salgan adelante. Aprovecho de enviar un saludo afectuoso a los centros de hijo que están a lo largo de Chile y también en otros países. Ellos siempre están solidarizando y recordando a su comuna», señaló.

De esta manera, la comuna salitrera que tanto ha aportado al país con la generación de electricidad, pero que al mismo tiempo ha sufrido los efectos de la contaminación y el abandono del Estado, espera encontrar un camino hacia el progreso. El actual escenario es una oportunidad para construir, entre todos y todas, un plan de desarrollo sustentable. Depende de sus habitantes y del liderazgo de sus actuales o futuras autoridades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here