Un recorte fiscal de 4.600 millones de dólares entre los años 2018-2021 (1.150 millones por año), anunció este viernes el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en los cuales están incluidos los 500 millones de dólares que ya habían sido anunciados anteriormente.

Se trata del denominado Plan Austeridad II y contempla una aplicación de recortes para ministerios, servicios y algunos programas fiscales, tales como rebajas en gastos de soporte, bienes y servicios de consumo.

También habrá rebajas en adquisición de autos, computadores y equipamientos para las oficinas, mientras que en menor medida se rebajarán los gastos de programas mal evaluados, sin aclarar de cuales se trata, lo que podría significar el recorte en programas sociales.

«Lo que anunciamos como objetivo de austeridad inicial de 500 millones de dólares, sólo era un primera paso.  Sabíamos que teníamos que avanzar más, no era lo completo. Así lo entendieron todos, porque era sólo una señal. Esto no significa que no haremos nada más en los años que vienen, porque tenemos que seguir trabajando en temas fiscales», aseguró el ministro Larraín.

«Eso es lo que podemos anunciar por el momento, no vamos a estar anunciando planes de austeridad todos los meses. No es el total, porque estamos a un mes y medio de asumido el Gobierno. Vamos a trabajar en temas de presupuesto todos los años, pero esto es parte significativa de lo que planteamos», agregó.

Llama la atención que el Gobierno recurra a un recorte de programas sociales, con el argumento de que necesita recursos y debe ahorrar. Pero, por otro lado, anunció la rebaja en el pago de contribuciones de las viviendas más caras de Chile y un proyecto de ley para bajar el impuesto a las grandes empresas del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here