Tras visitar la comisión que investiga el acuerdo Corfo-SQM por la explotación del litio, este miércoles los representantes del Consejo de Pueblos Atacameños (CPA) se reunieron con la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, presidida por la diputada por Antofagasta, Catalina Pérez (RD).

Los representantes del Consejo, Miguel Salvatierra (Presidente), Sergio Cubillos (Presidente de la comunidad de Peine) y Juan Carlos Cayo (abogado), hicieron énfasis en las temáticas que más les afectan: La extracción de agua dulce por parte de la empresa SQM y sus efectos en la disponibilidad del recurso, la inexistencia de Consulta Indígena en el marco del convenio Corfo- SQM y los problemas históricos entre las comunidades atacameñas y el estado.

Sergio Cubillos, Presidente de la Comunidad Atacameña de Peine, afirmó que “expusimos la problemática hídrica que tenemos en la cuenca del Salar de Atacama, en específico con la extracción de agua que hacen las mineras Escondida, Zaldívar, SQM y Albemarle y también de las empresas que pudieran instalarse en el futuro en nuestro territorio. Dejamos en evidencia ante las autoridades la zona de sacrificio hídrico en que nos encontramos”.

Manuel Salvatierra, Presidente del Consejo de Pueblos Atacameños, enfatizó que “hicimos la exposición de las 18 comunidades que representa nuestra organización que forma parte del Área de Desarrollo Indígena de Atacama la Grande. Lo que queremos es velar por la consulta indígena, entendiendo que hay una vulneración de derechos ancestrales dentro del territorio».

Este viernes, las acciones del Consejo continuaron, participando de la visita inspectiva de la Comisión Investigadora del acuerdo SQM-Corfo al Salar de Atacama.

Cabe recordar que el Salar de Atacama tiene una de las reservas de litio más grande del mundo. Para los pueblos originarios la situación es preocupante, pues de acuerdo a antecedentes oficiales, Minera Escondida extrae 1.400 lts/seg, Zaldívar 213.5 lts/seg, Albemarle 23 lts/seg y SQM 450 lts/seg, lo que suma un total de 2.086 lts/seg de agua dulce para faenas mineras, mientras que  en lo que respecta a Salmuera, Albemarle extrae 442 lts/seg y SQM, 1700 lts/seg. Esto se traduce en cifras que resultan abrumadoras: Mientras una familia promedio utiliza aproximadamente 20 mil litros de agua al mes, las mineras utilizan 125.160 litros de agua por minuto.

Es así que existen diversas problemáticas con las empresas mineras a nivel del área de desarrollo de Atacama la grande, entre ellas el incumplimiento por parte Corfo-SQM del artículo 15.2 del Convenio 169, es decir la consulta a las comunidades previo al inicio de actividades o explotación de los recursos existentes en sus tierras.

A estos antecedentes se suma un estudio presentado por la Dirección General de Aguas (DGA), informando que el principal acuífero de la sub-cuenca del Salar de Atacama, ubicado en el sector Tilopozo – Pajonales (denominado C2), se encuentra sobre explotado seis veces. Esta situación indica que no deberían entregarse más concesiones en este sector, lo que a todas luces se contradice con la petición de extensión de extracción de agua hasta el 2031 por parte de las mineras Zaldívar y Escondida, entre otras. De los mismos estudios de la DGA del año 2016, se desprende que el 70 % del agua se utiliza en minería, 17% en el sector agropecuario y solo el 13% para consumo humano.

Los dirigentes del Consejo de Pueblos Atacameños (CPA) en la última Área de Desarrollo indígena (ADI), hicieron hincapié en la protección no tan sólo del medio ambiente, sino que también de la sobrevivencia del pueblo atacameño lickanantay hacia las generaciones futuras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here