Molestos y en estado de alerta se encuentran investigadores, representantes del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch) y científicos, ante la rebaja del presupuesto para ciencia de cara al próximo año y que actualmente se discute en el Congreso.

La investigación científica en Chile se financia principalmente a través de Corfo,  Iniciativia Milenio (Ministerio de Economía) y Conicyt (Ministerio de Educación) y la mayor cantidad de investigaciones se desarrollan en las universidades.

El proyecto de Ley ingresado por el gobierno de Piñera dispone que para el próximo año se rebaja en un 4,6% el presupuesto total para Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) en comparación con lo aprobado para este año. Así se pasa de 701.203 millones de este año a 668.863 millones propuestos para 2019 (32.340 millones menos).

Por sector, el Ministerio de Economía (Corfo y Comité Innova Chile) es el que más pierde recursos destinados a la ciencia. También bajan los recursos del Plan de Apoyo a las Energías Renovables No Convencionales del Ministerio de Energía, mientras que los recursos entregados desde Conicyt se mantienen.

Esta rebaja que se está discutiendo en el Congreso, sumada a la renuncia del Presidente de Conicyt, Mario Hamuy y la lentitud en el nombramiento del nuevo ministro de Ciencia, tienen a toda la comunidad científica atenta a los resultados de las discusiones en Valparaíso.

Tras una reunión en que participaron diversos investigadores, Cristián Undurraga, doctor en Biología Molecular, miembro de ANIP (Asociación Nacional de Investigadores de Postgrado) y uno de los organizadores del grupo Marcha por la Ciencia, detalló los temas que preocupan al sector: la baja de presupuesto, el no nombramiento del ministro, la precariedad con la que tiene que investigar y la dificultad de inserción, lo que «significa que para las autoridades políticas y quienes toman las decisiones no les importa ni les interesa la ciencia que se hace en Chile».

“Lo primero es hacer un llamado a la unidad, tanto de las universidades, los académicos, sociedades científicas, investigadores. Compartimos objetivos de fondo, pero sentimos que falta esa comunión”, dijo Undurraga en declaraciones al diario La Tercera.

Por su parte, la semana pasada el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas dijo en una carta que el recorte es un reflejo de la “indiferencia, irresponsabilidad y falta de conciencia pública de las autoridades que deben tomar decisiones”.

Así las cosas, la discusión en el Congreso cobra mucha relevancia y desde el mundo de la ciencia han señalado que seguirán alerta y no descartan realizar acciones mediáticas de mayor impacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here