El Consejo de Pueblos Atacameños (CPA) y algunas comunidades de Atacama la Grande, presentaron ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Antofagasta, observaciones al proyecto de «Continuidad Operacional de la compañía Minera Zaldivar». Lo anterior, en el marco de la participación ciudadana que debe realizar la empresa, la cual plantea que desean seguir realizando extracción de cobre hasta el año 2031.

En la actualidad, minera Zaldívar extrae 213.5 litros de agua por segundo, la que es bombeada desde aguas subterráneas. La empresa realiza estas operaciones en el sector de Negrillar-Tilopozo, ubicado en la zona sur de la cuenca del Salar de Atacama, desde el año 1995.

El Consejo de Pueblos Atacameños realizó un análisis general en lo referente al proyecto, donde especialmente realizó observaciones al estudio hidrogeológico y antropológico que presenta la empresa. Se estima que a nivel hidrogeológico existe información incompleta, por lo que se hace complejo poder predecir los efectos de una mayor extracción de agua.

Manuel Salvatierra, presidente del CPA afirmó que «hemos ingresado estas observaciones y esperamos que sean consideradas por las autoridades ambientales. Creemos que este proyecto está mal, que afecta a nuestra cuenca y es nuestro deber proteger nuestras aguas, nuestros territorios y la pertenencia de nosotros como pueblo Atacameño Lickanantay en este espacio que habitamos desde tiempos inmemoriales y que vemos día a día amenazado por la extracción indiscriminada del recurso hídrico».

«Estamos preocupados por la solicitud de Zaldívar, ya que el acuífero esta sobreexplotado y es una responsabilidad del CPA velar por el cuidado de toda la comunidad que habita la cuenca. Exigimos expropiar derechos de agua en vez de autorizar que las empresas sigan sacando agua del salar», afirmó Salvatierra.

También es cuestionada el área de influencia del proyecto. Zaldívar señala que la extracción de agua solo afectará la parte sur de la cuenca del Salar de Atacama. Por su parte, el Consejo de Pueblos Atacameños indica que se afectarán todas las comunidades que habitan en la cuenca, ya que la iniciativa empresarial afectará directamente el balance hídrico.

En este sentido, Mariana Cervetto, hidrogeóloga de la organización, señaló que «en un acuífero que está seis veces sobre explotado, se debe contar con datos precisos y continuos en el tiempo para que puedan dar sustento a un modelo hídrico que realmente pueda garantizar la no afectación de los sistemas lacustres del borde sur del salar. Se debe conocer bien la interacción del bombeo de salmuera y los sistemas lacustres que la empresa declara como objetos de protección ambiental».

Dentro las comunidades que presentaron observaciones se encuentran Talabre, Coyo, Peine, Socaire, Camar y Toconao, puesto que ellas serían las más afectadas en el caso de que la minera continúe presente en el salar.

Desde la comunidad de Toconao señalaron que la empresa considera que dentro del área de influencia, «Toconao no forma parte del estudio pero nosotros hacemos uso de chaxa y el sector agrícola de Soncor. Lo que nos preocupa es que se aprueben ambos proyectos (minera Escondida se encuentra solicitando una extensión de varios años para seguir extrayendo en el salar), ya que ninguno incluye en sus modelos hidrogeológicos el EIA de la otra empresa. La normativa para los dos proyectos que están en curso tiene un vacío legal».

Por su parte, el presidente de Socaire, Daniel Varas comentó que «para nosotros es importante presentar las observaciones, por la importancia que tiene el agua. Aquí tenemos lagunas y salares y los ríos de regadíos, si Zaldívar continua esto nos afectará».

Sergio Cubillos, presidente de la comunidad de Peine afirmó que «dentro del proyecto observamos que tienen deficiencias en varios ítem. La idea es que la empresa nos pueda responder. Una de los ítems es que en su EIA dice que la comunidad de Socaire hace uso del sector de Tilopozo y no es así, porque este pertenece a la comunidad de Peine. Esto nos parece una falta grave por parte de la empresa, ya que desea enfrentar a dos comunidades».

Además agregó que «la idea es que no le den los nuevos permisos a Zaldívar. Creemos que es fundamental ser consecuente con lo que la autoridad (DGA) ha ido trabajando, ya que existen puntos en el salar que han sido explotados seis veces más de lo que se debería».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here