La necesidad de una nueva Constitución para Chile ha sido una de las demandas que ha cobrado más fuerza en el marco de las masivas movilizaciones que se realizan en todo el país y en nuestra región, desde hace casi dos semanas.

Regionalista conversó con algunos dirigentes políticos y sociales de Antofagasta, para conocer su opinión sobre la importancia de contar con una nueva Carta Magna.

Para Pablo Rojas de ONG Fractal, mucho se ha hablado estos últimos días de un nuevo pacto social: «Y ese acuerdo social y nacional ya ha quedado demostrado que no puede ser realizado por la institucionalidad política, o el parlamento o el gobierno, si no que principalmente por el pueblo de Chile, de manera soberana. Eso supone reconstruir las normas y los principios básicos que rigen nuestra institucionalidad y nuestro Estado. Y por eso que necesitamos una nueva Constitución», indicó.

En su opinión, estamos en un momento constituyente «y por lo tanto tenemos que darnos nuevas reglas y principios para superar la crisis que actualmente tiene nuestra sociedad. Este momento constituyente es el que requiere que desde abajo se defina lo que se va a hacer y no desde arriba, no desde las grandes empresas se diga lo que se va a hacer. Y el mecanismo más idóneo para modificar esa Constitución y lograr garantizar derechos sociales, es mediante una Asamblea Constituyente».

Por su parte, la Consejera Regional de la Provincia El Loa, Sandra Pastenes, recordó que el 2015 se inició un proceso que buscaba trasladar la discusión desde los ciudadanos para lograr una nueva Constitución: «El 2018 eso se trancó cuando llegó Piñera al poder y desde ahí en adelante no pasó nada más. Pero, ¿por qué es necesaria una nueva Constitución? Es necesaria porque los derechos sociales no pueden ser solo un enunciado», señaló.

«Un derecho es una cuestión que el Estado debe garantizar, no solo declarar. Y eso es lo que debe lograr una nueva Constitución. El verbo no es lograr, el verbo es que debe garantizar los derechos sociales», precisó.

En tanto, desde la Coordinadora de Organizaciones por la Diversidad Sexual, Mauri Huanca considera que es «importante y necesaria una nueva Constitución, porque el pleno siglo XXI no es posible que exista un país que mantenga una Constitución heredada de una dictadura cívico-militar tan sangrienta y de tanto perjuicio para nuestro pueblo trabajador, como es el caso de Chile».

«Desde 1980 en adelante se legitimó la negación del derecho a la educación, el derecho a la salud, a la vivienda, el derecho a la autonomía de nuestros cuerpos. La Constitución también consagra y profundiza el odio a otras identidades, tanto corpóreas, como sexuales y de género, porque profundiza esta visión autoritaria de la sociedad. Necesitamos una Constitución que abra las puertas hacia la libertad, a una libertad que realmente nos unifique como pueblo», argumentó.

«Y en ese sentido creo que es muy importante que cambiemos la Constitución, pero a través de un mecanismo de Asamblea Constituyente. Para que sea convocante, abierto, vinculante, con presencia de todo nuestro pueblo, de todas las comunidades que están saliendo hoy día a manifestarse. No puede ser de otra forma, porque o si no nuevamente estaríamos cayendo en cocinas, en hacer acuerdos por arriba, que es lo que ha mantenido la transición en todo este tiempo», concluyó.

Finalmente, el profesor y Consejero Regional por la Provincia de Antofagasta, Ricardo Díaz, advierte que «gran parte de las reformas que la ciudadanía necesita pueden ser imputadas ante el tribunal constitucional y no ser ley».

«El nuevo trato que requiere el país debe nacer de un acuerdo transversal que elimine las trabas autoritarias y mercantiles que tiene la actual Constitución. Solo el diálogo entre todos puede abrir soluciones reales a este nuevo Chile qué despertó», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here