Desde las 11 de la mañana de hoy sábado 24 de marzo, comenzaron a congregarse las organizaciones vecinales, sociales, estudiantiles y políticas, para dar inicio a la «Marcha por el derecho a la vivienda y la ciudad». Esta movilización se realizó simultáneamente en otras ciudades del país.

Cientos de personas recorrieron desde la explanada de la municipalidad de Antofagasta hasta el paseo Prat, en medio de cánticos alusivos al derecho a la vivienda, la inclusión y el respeto por los inmigrantes.

Esta movilización, que se viene programando hace varias semanas, coincide con un reciente desalojo ejecutado por la gobernación de Antofagasta en el campamento René Schneider II, tras el cambio de gobierno, el que fue criticado duramente por no aplicar los protocolos de acercamiento y coordinación. La acción policial terminó con heridos y detenidos.

Actualmente nuestra región presenta un déficit de alrededor de 20.000 viviendas, según datos oficiales, problemática que afecta no sólo a las más de 6.000 familias que habitan en campamentos, sino a miles más que viven como allegados y muchas veces sufren hacinamiento o pagan costosos arriendos.

En la movilización participó la Diputada Catalina Pérez (RD), el Consejero Regional Ricardo Díaz (RD) y el Concejal Camilo Kong (Movimiento Autonomista), todos ellos pertenecientes al Frente Amplio, quienes expresaron su respaldo a las demandas de los vecinos.

«Consideramos que este es un llamado urgente a repensar la política pública en materia de vivienda, sobre todo en regiones como la nuestra en que lamentablemente las políticas centralizadas no se ajustan a las reales necesidades de la población. Necesitamos solucionar el tema de vivienda, pero necesitamos solucionarlo en serio. Es un compromiso que asumimos desde las diputaciones del Frente Amplio. Es una lucha que se viene larga, pero que se viene comprometida y que se viene con hartas necesidades de transformación», señaló la Diputada Catalina Pérez.

En los mensajes de los organizadores, se resaltó la necesidad de exigir el reconocimiento de la vivienda como un derecho y no como un bien de consumo, la urgencia de limitar la especulación inmobiliaria, poner fin a los desalojos y garantizar la participación de la comunidades para enfrentar el déficit habitacional en la región.

La marcha familiar concluyó con un colorido acto multicultural, con presentaciones artísticas de diversas agrupaciones y muestras de bailes típicos de diferentes nacionalidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here