Aproximadamente 100 pobladores y pobladoras de los Macrocampamentos Arenales, Balmaceda y Villa Constancia y del Campamento René Schneider, agrupados en la Mesa Social por la Vivienda Digna y la Ciudad Justa y en el Movimiento de Pobladores y Pobladoras Vivienda Digna, se manifestaron este miércoles 26 de junio frente a la Intendencia de Antofagasta, exigiendo la conformación de una mesa de trabajo intersectorial para evaluar la radicación de sus asentamientos.

La manifestación tomó la forma de un pasacalle que inició en Prat con Matta y avanzó junto a bailarines de manera pacífica hacia la Intendencia. Sin embargo, Carabineros formó una barrera que impidió el paso de los manifestantes, quienes de igual manera lograron entregar una carta al Intendente Marco Díaz a través de la oficina de partes.

Esta movilización surge tras lo que los pobladores califican como «nula respuesta» por parte de la autoridad, que pese a reconocer la radicación como una solución para campamentos todavía no dan pasos concretos hacia ello. Es más, pobladores y pobladoras de campamentos han iniciando levantamientos topográficos y mapeos participativos por cuenta propia, de manera de impulsar una solución que no han encontrado por parte del Estado.

A continuación el comunicado en extenso que entregaron los vecinos al Intendente Marco Diaz, justificando la necesidad de una mesa de trabajo intersectorial por la radicación:

COMUNICADO 26 DE JUNIO

Nos presentamos ante la Intendencia de la Región de Antofagasta hoy, miércoles 26 de junio del 2019, como ciudadanos profundamente preocupados por la situación de la vivienda y en particular la problemática de campamentos en la ciudad de Antofagasta y la falta de una respuesta institucional satisfactoria al respecto.

Antofagasta es la ciudad más desigual de Chile. A pesar de ser la segunda comuna que más aporta al presupuesto nacional y la que más contribuye a la exportación de Chile, tenemos el mayor índice de hacinamiento del país, el déficit habitacional cuantitativo proporcionalmente más alto y el mayor requerimiento de viviendas nuevas. Esta situación no se ha dado naturalmente, sino que es la consecuencia directa de políticas sociales deficientes en materia de vivienda para la región; una inversión en infraestructura urbana que ha privilegiado el sector sur de la ciudad en desmedro del sector norte alto, donde vive una mayoría de la población en condiciones extremadamente precarias; y un proceso de creciente desarrollo de fuerzas especulativas relacionadas con el suelo y su financiarización, en especial después del superciclo del cobre.

Nos parece que las autoridades hoy en día tienen una oportunidad única de remediar esta situación por encontrarse la región en medio de procesos de actualización de una serie de instrumentos de planificación a nivel comunal y regional, como los son el Plan Regulador Comunal, el Plan Regulador Intercomunal de Borde Costero, la Estrategia Regional de Desarrollo y la Estrategia Regional de Ordenamiento Territorial, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here