Carlos Daniel Torres tiene 21 años, pero hace cinco que llegó a Antofagasta desde su natal Anzoátegui, en Venezuela, con una mochila cargada de sueños que, de a poco, se han comenzado a cumplir.

Uno de ellos fue siempre el de convertirse en youtuber a través de la realización de videos, algo que pudo concretar a mediados del año pasado, pero que nunca imaginó crecería tan rápido como para alcanzar los 100 mil suscriptores, el primer reconocimiento que entrega Youtube, y que ganó su canal denominado Notkausa.

“Yo siempre quise hacer videos”, explica Torres. “Me acuerdo que veía a youtubers como Fernanfloo o El Rubius, y yo quería ser como ellos, grabar videos, hablar de los juegos que a mí me gustan”, agrega, mientras muestra la placa de plata que simboliza el logro.

Llegó a Chile casi con 17 años y aquí tuvo que trabajar para ayudar a la familia a establecerse durante todos estos años. Sin embargo, al cumplir 21, le prometió a su hermano menor, Diego, también amante de los videojuegos, que comenzaría a juntar dinero para adquirir su propio computador y así empezar a cumplir su sueño.

“Así”, continúa, “ahorrando durante casi un año, logré comprar las partes de mi equipo y ahí, viendo tutoriales en Youtube, yo mismo lo armé para jugar y grabar mis videos”, agregando también que después incorporó unos lentes de realidad virtual, que le permiten grabar y mostrar al público juegos de este tipo, cuya demanda ha venido en aumento.

Aprendiendo de otros youtubers y aplicando sencillas, pero efectivas estrategias, logró hacerse de una enorme cantidad de seguidores, quienes disfrutan en ver a Notkausa jugando y explicando de manera muy divertida de qué tratan y cómo jugar estos videojuegos. “De a poco empecé a ponerle a mis videos más música y más contenido. Hay que ponerle color para que sea entretenido”, explica el youtuber.

Estudiante de Técnico en Energía Solar del Instituto Profesional Santo Tomás, trabaja durante el día, por lo que solo puede dedicar las noches y los fines de semana a grabar y editar sus videos, ya que también debe invertir tiempo en resumirlos y prepararlos para subirlos a su canal.

Pese a ello, ha aumentado sus fans rápidamente pues, en realidad, los 100 mil suscriptores los había alcanzado en noviembre. Ahora ya tiene 151 mil, por lo que sus más fieles seguidores esperan que pronto obtenga la placa de oro de Youtube, que otorga la empresa por alcanzar el millón de seguidores. Al menos Carlos sigue trabajando día a día para alcanzar ese mayor sueño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here