Cercana a Ricardo Lagos, más concertacionista que partidaria de la Nueva Mayoría, Pilar Armanet hoy está en el centro de la polémica y con altas posibilidades de ser expulsada del PPD, partido en el cual milita hasta el día de hoy.

Actual rectora de la Universidad de las Américas y presidenta de la Corporación de las Universidades Privadas (CUP), Armanet es en gran parte la responsable de que el Tribunal Constitucional haya declarado inconstitucional el artículo 63 de la ley de Educación Superior, que establece la prohibición para que las universidades pudieran tener controladores con fines de lucro.

Aunque los ministros que votaron por abrir las puertas al lucro en las universidades son todos reconocidos hombres y mujeres de derecha (ex colaboradores y cercanos a Piñera), fue la militante PPD la que presentó la solicitud para que el cuestionado TC tomara esta polémica decisión que parece haber despertado al movimiento estudiantil.

La juventud del PPD formalizó una presentación ante el tribunal Supremo de la colectividad, acusando que «Armanet traspasó un límite que tiene que ver con la identidad PPD» y que «no puede haber militantes del partido que defienden el lucro».

El tribunal Supremo del PPD sesionará este jueves por primera vez para revisar el caso y analizar la eventual expulsión de la profesional que, paradójicamente, fue vocera de la ex Presidenta Michelle Bachelet en su primera administración.

Pero en el mundo político se reconoce que Pilar Armanet es más laguista que bacheletista. El ex Presidente la nombró jefa de la división de Educación Superior del Ministerio de Educación. Con Bachelet partió a París como embajadora y luego regresó al final de su primer gobierno como vocera.

La rectora ha manifestado actualmente su discrepancia pública con la ex Presidenta, particularmente por la gratuidad en la educación superior.

«La gratuidad universal perpetúa las desigualdades», dijo. Y se toma muy en serio su papel en la organización de las universidades privadas. Tanto así, que encabezó un poderoso lobby y una presentación formal ante el Tribunal Constitucional, logrando que siga abierta la puerta para el lucro en las universidades de nuestro país. Y, de paso, retrocediendo casi dos décadas de lucha estudiantil.

Este episodio vuelve a abrir el debate sobre la verdadera vocación de los sectores más conservadores y neoliberales de la Nueva Mayoría, quienes aún parecen tener grados importantes de influencia y poder.

Por lo pronto, las organizaciones estudiantiles ya anunciaron una masiva marcha para el mes de abril y la reactivación de las luchas históricas que movilizaron a miles de jóvenes y sus familias el 2011 en todo Chile. Tal parece que la historia vuelve a repetirse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here