La Agrupación por la Memoria Histórica Providencia de Antofagasta, lleva años intentando recuperar este inmueble que fue utilizado como centro de detención política y tortura durante la dictadura.

La Iglesia de la Divina providencia de Antofagasta se comenzó a construir en 1917. Posteriormente se edificó el internado de niñas Bernarda Morín. En 1973 dicho espacio fue tomado por la Juventud Demócrata Cristiana y en 1974, tras el golpe de estado, el terreno fue expropiado y entregado a Carabineros, quienes se mantienen como «dueños» hasta el día de hoy.

El año 2014 comenzó la investigación y búsqueda de antecedentes sobre la ocupación de la iglesia La Providencia y el internado de niñas como centro de tortura. Luego, el año 2015, se conformó de manera formal la Agrupación Providencia, logrando que el 2016 el sitio fuera declarado monumento histórico, con mención en sitio de memoria. La Agrupación tiene la intención de mantener presente la historia y la memoria de quienes vivieron la represión.

Desde el 2017 hasta el presente, la organización ha intentando recuperar el sitio, recibiendo una constante negativa por parte de Carabineros, quienes se niegan a entregar el lugar hasta no obtener espacios de similares características a cambio. Camila Vargas, presidenta de la Agrupación, comentó que «los requisitos de carabineros para irse del lugar son bastante altos, a ratos se siente que nos están utilizando como excusa para poder conseguir mayor cantidad de recursos para poder construir sus instalaciones».

Con respecto a la ocupación del lugar para actividades culturales y de memoria, la representante cuenta que tienen ocupación parcial del sitio, lo que significa que necesitan autorización y coordinación con Carabineros para ingresar: «Nos ha pasado que nos han negado la entrada, no nos contestan, tenemos que ir constantemente para que nos puedan responder», indicó.

El proceso de recuperación del sitio de memoria se encuentra estancado por el momento, sin avances concretos hasta la fecha.

«Se suponía que nos entregarían el sitio el año 2018. Luego nos enteramos por la prensa que el año 2019 se iba a instalar la escuela de suboficiales, por lo tanto tenemos que empezar a convivir con quienes se están formando para convertirse en carabineros, lo que es bastante complejo, porque dentro de la labor que hemos hecho desde el 19 de octubre en adelante, nos hemos dado cuenta que son los mismos carabineros que están en el sitio de memoria, los que están reprimiendo en las calles», concluyó Camila Vargas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here