El Consejo del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), eligió este lunes 4 de julio a la dirigenta social de Antofagasta, Elizabeth Leonor Andrade Huaringa, como Premio Nacional de Derechos Humanos 2022, por su destacado trabajo en la defensa de los derechos humanos de las personas migrantes, específicamente en el norte de nuestro país.

Elizabeth Andrade, nacida en Perú y residente en Chile desde 1995, es educadora de párvulos y actualmente se encuentra estudiando para ser técnico en trabajo social. Tras ser víctima de violencia de género, se asentó en el campamento “Nuevo Amanecer Latino”, en Antofagasta.

Desde ahí ha desarrollado un trabajo dedicado y sistemático, asesorando a las y los pobladores en materias habitacionales y creando la agrupación “Rompiendo Barreras”, ahora una Corporación, que aglutina a ocho comités del macro campamento Los Arenales, para la interlocución con el Estado.

Méritos que la llevan a ser Premio Nacional 2002

Elizabeth Andrade ha destacado enormemente por su trabajo como dirigenta, educadora, activista y defensora incansable de los derechos humanos de las personas migrantes, en todas sus dimensiones y a partir de las propias experiencias. Lo anterior, demostrado en innumerables proyectos, ideas y aportes para dignificar la vida de cientos de familias.

Un primer proyecto fue el Jardín Comunitario Los Arenales, un espacio autogestionado de mujeres sin trabajo, una iniciativa para el acceso al trabajo y la superación de la violencia de género. Por la visita a Los Arenales de la Relatora Especial del Derecho a una Vivienda Adecuada de Naciones Unidas, Leilani Farha (2017), el FOSIS se acercó y apoyó la Cooperativa Intercultural de Trabajo (CINTRA), otro frente de trabajo comunitario, asociado al Movimiento de Pobladora/es Vivienda Digna (MPVD).

Fue cofundadora de la Red Nacional de Organizaciones Migrantes y Pro Migrantes de Chile, para la defensa del derecho humano a migrar, promoviendo inclusión y brindando orientación para miles de personas en sus trámites migratorios y el acceso a derechos de salud y educación.

Incidió en la tramitación de la nueva Ley de Migración y Extranjería. En 2018, Rompiendo Barreras logró un apoyo del programa “Conoce tu Ciudad”, de la red Slum Dwellers International (SDI), con estudios topográficos y mapeos; la comunidad formuló su plan maestro para la radicación del macrocampamento Los Arenales, que actualmente cuenta con unas 2200 familias. Gestionó la electrificación de uno de los mayores campamentos de Chile a través de un convenio con la Compañía General de Electricidad (CGE); el acceso al agua potable, en gestiones con el Gobierno Regional; el estudio de mecánica de suelo, en convenio con la Fundación de Superación de la Pobreza.

Respecto a su trayectoria, Sergio Micco, director del INDH valoró el aporte que durante años ha realizado Elizabeth, rescatando que “este premio se otorga a una mujer que como persona migrante de larga residencia en Chile, pobladora y dirigenta, ha sabido transformar su dolor en fuente de inspiración para la defensa de la dignidad y los derechos humanos de quienes viven en la periferia social geográfica de nuestra patria, que aspira a ser justa con sus habitantes”.

Este año el Premio Nacional de Derechos Humanos fue otorgado por primera vez a una persona residente en regiones distintas a la Metropolitana, marcando un nuevo precedente en materia de reconocimiento a defensoras/es de los derechos humanos. Elizabeth Andrade recibirá el premio en una ceremonia pública que será transmitida vía streaming.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here