Con una histórica votación, chilenas y chilenos optaron por cambiar la actual constitución por una nueva, donde esperan participar ellos mismos en busca de garantizar sus derechos.

Luego del triunfo de la opción «Apruebo» en el plebiscito de este domingo, son distintas las conversaciones que se darán entre las organizaciones sociales y la ciudadanía, para definir cuáles son las temáticas que necesitan ser abordadas en la elaboración de la nueva carta fundamental. Entre ellas se encuentra el medio ambiente, una materia que cobra gran relevancia a la hora de mejorar la calidad de vida a largo plazo.

Entre las estadísticas entregadas por el Servicio Electoral (Servel), fueron tres las comunas de la región en donde el Apruebo ganó con una mayoría aproximada al 90%: María Elena con un 91,2%, Tocopilla con un 90% y Mejillones con 89,5%. ¿Qué las une? Se trata de territorios que son catalogados como «Zonas de Sacrificio», donde la contaminación de las empresas ha afectado de manera significativa la calidad de vida de los residentes y trabajadores, pronosticando enfermedades a futuro debido a la polución.

Ante esto, Osvaldo Chávez, del movimiento Extinction Rebellion de Antofagasta, destacó la importancia de incluir el medio ambiente en la Nueva Constitución. «Los datos que tenemos disponibles respecto a los efectos del cambio climático y la crisis ecológica que viven comunidades biodiversas y los humanos en todo el planeta, nos indican que crear sistemas sociales, políticos y económicos con principios ambientales, es una decisión de supervivencia. Quiero decir que una Nueva Constitución Ecológica es una decisión de vida o muerte», indicó.

El activista enjuicia a la actual Constitución como «depredadora de la vida», pues no logra dar garantías mínimas a la sobrevivencia de nuestra especie y tampoco al patrimonio natural. «La Constitución actual se funda en principios económicos que son la causa profunda de la actual crisis ecológica que está llevando a los humanos a la extinción como especie junto a la vida en el planeta», explicó..

Para Osvaldo, la participación de entes ambientalistas es fundamental para el debate público: «Es importante entender la vida en el planeta como un todo inter-relacionado», señaló, esperando que las organizaciones sociales puedan influir en la discusión del órgano constituyente, participando de sus instancias formales e informando a los representantes en dicha instancia sobre materias clave para cuidar la ecología de nuestro planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here