Con un inserto publicado el domingo en un diario local, la empresa FCAB presentó el centro cultural que pretende construir en los terrenos de la Estación Valdivia de Antofagasta. Sin embargo, las imágenes a todo color de este histórico recinto, esconderían las verdaderas pretensiones de la empresa del grupo Luksic, que en opinión de organizaciones y dirigentes locales «desarticularía el patrimonio local».

«Como colectivo sociocultural Antofapatrimonial queremos dejar claro que es importante que tanto la Estación Valdivia como los patios aledaños, sean declarados como Monumento Histórico, ya que sería la única medida de resguardo para el conjunto arquitectónico y su espacio urbano, el cual contiene una importante herencia cultural, que como antofagastinos no podemos perder ni poner en riesgo», señaló Daniela Barrios, presidenta de dicha organización.

Barrios advirtió que sin esta declaratoria, todo lo valorable del sector podría sufrir modificaciones que quedarían sujetas al criterio del propietario y las normas urbanas tradicionales, «las cuales son muy livianas en cuanto a características patrimoniales, además de no considerar la opinión de un consejo de expertos en la materia a nivel nacional; lo que implicaría graves consecuencias, tales como el desmantelamiento de los inmuebles, la pérdida de identidad y la densificación del barrio, basándose sólo en criterios comerciales».

En la misma línea, Patricio Espejo Leupin, geólogo y rescatador patrimonial, plantea que es fundamental considerar La Estación como un conjunto ferroviario y no solo el edificio de transferencia de pasajeros: «Es un sitio de patrimonio industrial, por lo que proteger los distintos elementos que lo forman -casa estación, cocheras, patios, etc- es lo único que asegura rescatar en forma correcta los valores del sitio. Amputar una parte del conjunto afecta la esencia del lugar en forma definitiva, más aún si es por motivos ajenos a lo patrimonial. Y la protección legal del conjunto no se contrapone con lo publicitado por el FCAB en la prensa, sino que es complementario», indicó.

«A pesar de que existen diversas objeciones al actual sistema de protección legal de inmuebles es, hasta hoy, el instrumento válido que nos permite lo primordial que es evitar la desaparición de un bien, asumiendo que se respete la ley. Sabemos que lo ‘declarado’  es una parte mínima de lo que tiene valor patrimonial, pero al momento de ejecutarse obras o intervenciones, solo es válido lo legal, y eso es la ley de monumentos y los planos reguladores», agregó.

«En el caso de edificios como la Estación y cocheras de calle Valdivia, la puesta en valor o restauración dependen de otras instancias y procesos, pero una declaratoria como monumento histórico nos permite asegurar lo primero y fundamental, que es la protección legal del Estado que impide que se demuela o desmantele (como es el caso de las cocheras) y por otro lado al involucrar a un organismo técnico como el Consejo de Monumentos, también asegura que cualquier intervención (como es la que se supone se hará sobre la casa estación) siga ciertos parámetros y estándares, y no sea solo a gusto del propietario o de un profesional de paso», recalcó.

Por su parte, la dirigenta Daniela Barrios recordó que la empresa FCAB (Ferrocarril Antofagasta Bolivia) ha declarado explícitamente la intención de desmantelar la infraestructura complementaria al conjunto arquitectónico.

«Es por ello que como colectivo decimos no a desarticular el patrimonio local en su conjunto y apoyamos la solicitud de declaratoria, que desde sus inicios en 2016, cuenta con el apoyo de 100 personas, número que hoy se ve incrementado y sobre el cual esperamos ir sumando adherentes, hasta que la declaratoria concluya exitosamente para el patrimonio antofagastino», concluyó.

«Nosotros creemos que sí es necesario recuperar la Estación y que existan este tipo de iniciativas, pero esto no puede condicionar la necesaria protección, desde el punto de vista legal, de nuestros inmuebles patrimoniales. Lo que se está pidiendo es que el Consejo de Monumentos tome la decisión de darle protección como Monumento Histórico, no solamente para poner en valor la historia de los inmuebles patrimoniales, que en este caso es La Estación Valdivia y las cocheras (que conforman un conjunto patrimonial), si no que además también para poder instalar la idea de que el desarrollo del barrio y la ciudad tiene que respetar también las condiciones históricas del lugar», precisó el arquitecto Pablo Iriarte.

«Bajo esa línea se hace mucho más evidente declarar Monumento Nacional el conjunto.
Es bueno manifestar también que esto no es una idea que nace a propósito de una cuestión coyuntural. Aquí el expediente se ingresó el año 2016 y tuvo una construcción previa el 2014, que contó con apoyo ciudadano, pero que además nace con la idea de poner en valor algo que veníamos mirando hace años», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here