Mónica Escobar es la presidenta de la Junta de Vecinos Bellavista de Antofagasta. Lleva 9 años como dirigenta y al celebrarse el Día Nacional del Dirigente Social y Comunitario (7 de agosto) conversó con Regionalista.cl para compartir sus reflexiones sobre la labor que desarrolla en su barrio y la importancia de las organizaciones en nuestra sociedad.

Mónica cuenta que para ella ser dirigenta significa honrar a sus padres «y continuar con la labor que ellos dejaron y a la vez trabajar por el bien de la comunidad». Afirma que el rol en la organización ha sido «enriquecedor, porque me ha permitido conocer más a mis vecinos, compartir y empaparme con los problemas que los aquejan día a día».

¿Cuales son las labores que desarrolla una dirigenta en una Junta de Vecinos?

Lo primero que tiene que tener un dirigente vecinal es vocación social, porque esto requiere tiempo, dedicación y compromiso. Hay que unir a los vecinos en pos de la comunidad y ser un buen gestionador para presentar y ejecutar proyectos que vayan en beneficio directo de los vecinos. Esos proyectos nos permiten mejorar espacios, recuperar sitios abandonados y tener más infraestructura para las familias y los niños.

¿Por qué es importante participar en una Junta de Vecinos?

Porque aparte de ser un lugar donde los vecinos se encuentran, se conocen y participan, es el organismo más rápido para llegar a la autoridad. Si una junta de vecinos está bien organizada y bien dirigida, las peticiones que ellos formulen pueden ser escuchadas y pueden tener un resultado más rápido. Es importante que los vecinos se unan, se organicen y pertenezcan a una junta de vecinos, siempre y cuando esta esté bien organizada y bien dirigida.

¿Qué le diría a sus vecinas y vecinos?

Darles las gracias por el apoyo, por la confianza, que sigamos trabajando juntos, unidos, por hacer cada día más grande nuestro barrio, nuestra comunidad. Y aunque a veces pueda haber algún tropiezo en el camino o gente que quiera trancarnos la pelota, yo me la voy a seguir jugando por mi comunidad y por mis vecinos, porque para eso me eligieron y para eso estoy aquí. Me la he jugado y me la voy a jugar al 100, al 1.000, por sacar adelante a mi comunidad, por ponerla bella, por estar en los primeros lugares y destacar el sector. Nuestro barrio lo merece y lo necesita. Estuvo muchos años abandonado, muchos años que no se hizo nada por el barrio, pero hoy la comunidad de Bellavista florece. Darles las gracias nuevamente y decirles que confíen en mí, que yo soy su presidenta hasta cuando pueda y siempre con la frente en alto y las manos limpias. Voy a seguir luchando por mi comunidad desde Paraguay a Zenteno.

¿Qué llamado le haría a los dirigentes sociales en general?

Me gustaría decirles a los dirigentes y a quienes se postulan, gente nueva que está entrando, que esta labor no es fácil. Es difícil, tiene dulce y amargo. Nos vamos a encontrar y nos hemos encontrado con miles de tropiezos en el camino, pero hay que tener la convicción de que si estamos frente a una organización es para trabajar directamente hacia la comunidad. Pero a la larga, cuando uno ve los frutos, ve las tareas cumplidas, ve los cambios, la recompensa es lo mejor que podemos tener. Tenemos que quedarnos con lo bueno, porque es más. Hay que ir sumando cada día más.

Y hay que trabajar unidos…

Totalmente de acuerdo. Y esa es mi reflexión. Quiero enviarles un mensaje a todos los dirigentes de mi Antofagasta: Que se terminen las divisiones entre los dirigentes, que se terminen las peleas, las envidias, las malas palabras, las malas acciones, el aprovechamiento. Porque lamentablemente hay mucha gente que se aprovecha a veces de las juntas de vecinos en forma personal. Esa no es la idea. Hay que tener la convicción, hay que tener la vocación de servicio. Se nace o se hace. Me gustaría ver, en un futuro no muy lejano, a todos los dirigentes de Antofagasta con un solo fin: Trabajar hacia la comunidad.

¿Hay muchas divisiones?

Hoy en día hay mucha división de dirigentes. Hay mucho escape de dirigentes buenos. Hay mucha maldad. Así que, como última reflexión es eso: Quiero ver a mis dirigentes, quiero ver a mi lindo Antofagasta, que brille cada día más, esta perla maravillosa. Si todos los dirigentes remamos para un mismo lado, las cosas pueden cambiar. Porque los dirigentes sociales somos grandes y los dirigentes sociales somos los que movemos masas. Somos la voz de la comunidad en el gobierno, en el municipio y en diferentes instituciones y organizaciones. Quiero ver a todas y todos los dirigentes unidos, trabajando por la comunidad, porque en las poblaciones hay muchos problemas. Así que dejémonos de cosas malas y negativas y pensemos en construir, no en destruir. Para eso fuimos elegidos.

¿Cree importante que los y las dirigentas participen en otras instancias de representación?

Creo que si los dirigente sociales ocuparan algún cargo público, las cosas a lo mejor cambiarían. Quién mejor que el dirigente social sabe las problemáticas de sus barrios y poblaciones. Donde las papas queman estamos día a día palpando el acontecer, las necesidades y realidades, todo lo que compete a una junta de vecinos y a una comunidad. Los dirigentes dejamos los pies en la calle para solucionar problemas. Caminamos, luchamos, golpeamos puertas, algunas se nos abren, otras no. Por lo tanto somos muy conocedores de las problemáticas y creo que un dirigente social en un cargo público se desempeñaría muy bien y haría un buen papel representando a su comunidad.

¿Y a usted le llama la atención, en lo personal, ser representante en otras instancias?

La verdad es que hace tiempo mis vecinas y mis cercanos me piden y me dicen que por qué no me postulo a una carrera municipal, porque han visto en mí que tengo las agallas, el temple, que soy honesta. Y cuesta encontrar gente honesta hoy en día. Y piensan que si soy así acá en el barrio, con mis vecinos, tal vez podría esto ampliarse a nivel comunal. Así que no descarto la idea de postularme en estas elecciones o más adelante. Conozco la ley. Yo creo que el dirigente social ante todo tiene que estar muy informado, muy capacitado, para que nadie le meta el dedo en la boca o lo pase a llevar. Además que para ser un buen dirigente social, tienes que tener condiciones de líder. Un buen líder puede llevar adelante a su organización en mejores términos. Las condiciones de liderazgo son lo más importante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here