Hace más de una semana que ciudadanos venezolanos se encuentran acampando en las afueras de la embajada de Venezuela en Chile, a la espera de un cupo del plan “vuelta a la patria”, lanzado por el 2018, que en esta ocasión busca la repatriación para aquellos migrantes que debido a la pandemia han perdido sus empleos u hogares.

Pese a que hay mujeres embarazadas, adultos mayores y niños dentro de las más de 250 personas que esperan a la intemperie ante una respuesta de parte del gobierno, el intendente Guevara, en una entrevista a CNN, dijo que “no tiene mucho sentido llevarlos a un albergue, porque el albergue se justifica cuando hay un plazo acotado de residencia”.

Según José Durán, fundador de @unveneayuda, “la situación es crítica, ahora están a la espera de los vuelos, de los que no se sabe nada, no tienen ningún tipo de respuesta. Ellos están allí a la deriva para hacer un tipo de presión y ser escuchados. Sin embargo, desde la embajada no abren sus puertas para entregar soluciones”.

Aunque se ha reunido ayuda a través de distintas organizaciones, las medidas sanitarias para combatir el Coronavirus no son suficientes, ya que actualmente se necesitan mascarillas, alcohol gel, guantes, entre otros artículos de higiene personal.

Uno de los factores que podrían incidir en la demora de estos viajes de retorno, sería que el gobierno bolivariano no reconoce las cuarentenas realizadas en Chile para dejarlos entrar. A estos cuestionamientos se suman que dos de los 8 nuevos casos de Covid-19 confirmados el 11 de mayo en Venezuela, corresponderían a dos mujeres de 37 y 38 años, provenientes de Chile, desde el vuelo humanitario realizado el 6 de mayo que devolvió a 250 migrantes a su país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here