Micro y medianos empresarios acusan un sinfín de obstáculos impuestos por las entidades bancarias para intentar optar a la ayuda prometida por el gobierno a través del Fogape.

Incluso en medio de la pandemia, Antofagasta continúa siendo considerada la segunda capital económica del país. Así lo confirma el reporte de “Afectación Industrias por Región Covid-19”, publicado por el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo el 26 de junio, en dóndela nuestra región figura con el 9,1% del PIB nacional, lo cual se distribuye principalmente en el sector minero. Pero, ¿cuál es la situación de los micro y medianos empresarios de nuestra zona?

A principios de mayo el gobierno anunció la ampliación del “Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios”, también llamado “Fogape”, un fondo estatal que prometía entregar facilidades para el acceso a préstamos por parte de los bancos. Sin embargo, hasta el día de hoy muchas pymes y emprendedores no han recibido esta ayuda.

El principal problema al que se hace énfasis es que para solicitar el Fogape, los micro y medianos empresarios deben postular ante sus entidades bancarias, y estas aplican sus criterios propios de evaluación antes de aceptar o rechazar las solicitudes, lo que en la mayoría de casos ha terminado en la segunda opción.

Pero no sería la primera vez que esto ocurre. Así lo recuerda Patricio Alfredo Morales, quién lleva trece años como microempresario en la región: “Lamentablemente siempre ha sido así, el estado pone el dinero a disposición en el banco, y estos evalúan a su criterio, lo que hace que la mayoría de las pymes no califiquemos por distintos problemas, sobre todo ahora que la pandemia afecta que tengamos todo en orden”, indicó.

Fresia Carvajal Aguirre lleva más de treinta años como microempresaria y su experiencia ha sido similar: “Como siempre, para postular a este tipo de beneficios te piden un montón de requisitos, como el tema de Dicom, el IVA, los impuestos, etc. Y esto no debería ser así, tantos requisitos entorpecen los procesos de ayuda para las pymes, deberían implementar algo más asequible”, comentó.

Pero incluso superando la barrera de los requisitos, los largos tiempos de respuesta ante las solicitudes constituyen otro problema. Así lo advierte Miguelina Calcina Ezequiel, quien postuló al Fogape hace más de 10 días: «Cumplí con todos los requisitos, pero no he tenido respuesta. Supongo y espero que sea por la alta demanda», afirmó.

Mientras esto ocurre, la crisis económica sigue golpeando a los emprendedores y pequeños empresarios de nuestra región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here